jueves, 5 de abril de 2007

¿¿¿¿¿De verdad eso dijó???????



Me cortaron la lengua, ya no hablaré: Vicente Fox


Aseguró que ya no hará declaraciones porque cualquier cosa que dice se convierte en escándalo.



Notimex.- El ex presidente Vicente Fox Quesada aseguró que ya no hará declaraciones porque cualquier cosa que dice se convierte en escándalo.
"Ya no voy a hablar. Me cortaron la lengua", afirmó. Mientras esperaba la conexión aérea para viajar a República Dominicana y asistir a la reunión de la Organización Demócrata Cristiana de América (ODCA) región Caribe, este diario le solicitó su opinión sobre su participación en el encuentro.
En respuesta, el ex mandatario afirmó: "Ya me cortaron la lengua. Ya no voy a hablar porque el señor de allá arriba se enoja". Acto seguido, miró al cielo, como si se refiriera a Dios. -¿Tiene menos presiones ahora que ya no es responsable del rumbo del país?- se le inquirió.
-Yo no tuve nunca estrés. El estrés me lo como- respondió. Su presencia no pasó inadvertida para pasajeros, quienes se referían a él como "señor presidente" e incluso le pedían tomarse una foto con ellos. A Fox lo acompañaban su esposa Marta Sahagún y Manuel Espino, presidente del Partido Acción Nacional (PAN).
Por unos minutos el líder panista se convirtió en el fotógrafo oficial del guanajuatense.
"Por favor, señor" le decían los viajeros a Espino, a quien le entregaban el teléfono celular para que tomara la foto. Fox se mostraba tranquilo y relajado. Viajaba sin seguridad y sin las botas que lo identificaron en su sexenio. Se tomó fotos con niños, familias y estudiantes, muchos de los cuales no eran mexicanos. "¡Cobro 50 dólares por foto, eh!", dijo en cierto momento a varios de los que le pedían una imagen a su lado.

Sin palabras.

"Me desquité de AMLO" ( y de Vargas Llosa también...)


No cabe duda de que si pudiera se ahorcaría con su propia lengua de tan grande.
Nunca se había visto que alguien que acabara de dejar la silla presidencial al poco tiempo se dedicara a balconearse y a decir tantas estupideces como las que nos tenía acostumbrados.
Mira que decir que perdió ante AMLO la primera vez pero que después se desquito cuando ganó su candidato, ¿pues que no se supone que todo fue legal? ¿o hizo algo contrario para suponer que de esa manera logró hacer ganar a 'su' candidato y así se desquitó de la afrenta del desafuero?
Bueno, hasta en un foro de Yahoo!Respuestas alguien hizo esta pregunta y causo de nuevo polémica y revuelo como en los tiempos de la pasada elección presidencial del 2006. Hasta al Peje le tocó. Pero creo que la respuesta ya lo sabíamos todos.

Fox: perdí una ante AMLO, pero me desquité

José Carreño
El Universal
Martes 13 de febrero de 2007

WASHINGTON.- Es necesario distinguir entre gobiernos de izquierda, como el de Chile, y "el populismo y demagogia que parece la tendencia en Latinoamérica", alertó el ex presidente Vicente Fox.

El ex mandatario respondió a las preguntas de una entrevistadora a la que aseguró que la llamada "biblioteca presidencial" que construye en San Cristóbal buscará auspiciar y difundir la democracia en la región.

El ex presidente relató que en su primera confrontación con Andrés Manuel López Obrador -el diferendo respecto al camino "ilegal" a un hospital, el problema de El Encino que derivó en el proceso de desafuero- "tuve que retirarme y perdí. Pero 18 meses después, me desquité cuando ganó mi candidato ".

Aceptó su fracasó en temas como seguridad y combate al narcotráfico, que son los temas que ahora desarrolla Calderón, que en sus palabras "no sigue mis políticas, sino que trabaja donde no tuvimos éxito".


Pero eso no fue todo. Si ya le había cambiado el nombre a Borges, ahora le cambió la nacionalidad de peruano a colombiano a Vargas Llosa y hasta el Premio Nobel le otorgó.

Para Vicente Fox, Vargas Llosa es colombiano y ganó el Nobel

"América Latina debe huir de la dictadura perfecta, como lo dijo el premio Nobel colombiano de literatura Mario Vargas Llosa"


Así de ancho se quedó el ex presidente mexicano Vicente Fox -lo fue desde 2000 hasta 2006-, cuando mencionó al escritor peruano -nacionalizado español- Vargas Llosa quien, todo sea dicho de paso, nunca ha obtenido el Nobel. Vargas habló de una dictadura perfecta para referirse al régimen priísta mexicano
Más aún, cuando Vargas Llosa habló de una "dictadura perfecta" lo hizo para referirse no a los gobiernos de América Latina en general, sino al régimen priísta mexicano en particular, que gobernó durante siete décadas hasta la llegada del propio Fox al poder.
Fox, quien participó en una charla de líderes políticos en la ciudad estadounidense de Los Angeles, cargó además contra el populismo y la demagogia -según informa el diario mexicano El Universal-.

Al final de esta nota en el sitio web español 20 minutos se entabló otra discusión donde al pobre ranchero lo acusan de INCULTO TOTAL y falto de ética.
Pobre, nada mas falta que de verdad lo nominen a algún Premio Nobel.

Para leer sobre FOX (y no como FOX...)

Votas y te vas (título tomado del "Comes y te vas" de Vicente Fox a Fidel Castro), trata de las elecciones presidenciales del 2 de julio de 2006 y Rius hace polvo al Instituto Federal Electoral (IFE) y a Vicente Fox. Votas y te vas es una formidable defensa de Andrés Manuel López Obrador. Durante la campaña que se inició en febrero, López Obrador barrió con sus contrincantes Madrazo y Calderón y llenó plazas y toreos. Rius denuncia las amenazas telefónicas hechas por el gobierno y por los empresarios: "Si gana ese comunista le van a quitar su casa y su coche" o "Si vota por él, se van a llevar a Cuba y a Venezuela a sus hijos para adoctrinarlos". Rius siempre ha integrado en sus historietas, fotografías, recortes y dibujos de otros autores. Elena Poniatowska aparece en una fotografía en Votas y te vas a propósito del espot en defensa de Andrés Manuel, en abril de 2006, en el que pedía a los panistas que jugaran limpio y no calumniaran.

Sin embargo, Rius no es incondicional. Condena el autoritarismo, el "yo solo me basto" y varias de las decisiones de campaña de López Obrador. Nunca hay que confiarse demasiado y López Obrador, terco como una mula, con su ritornello de "vamos bien, vamos bien" perdió perspectiva y no cubrió todos los flancos. Andrés Manuel falló al no defenderse de los ataques de Fox, los del Consejo Coordinador Empresarial y los millones de espots de las televisoras. Su ausencia del primer debate presidencial fue un error muy bien aprovechado por los fabricantes de encuestas y las televisoras, que de inmediato inflaron el "milagroso" repunte de Calderón. ¡Y ahí fue dónde!

En Votas y te vas, Rius echa luz sobre el desastroso papel del IFE, quien, entre otras cosas, debía tener un padrón de electores fuera de toda duda, pero lo rasuró y dejó fuera a miles de simpatizantes.

El golpe de Estado contra López Obrador se preparó con anticipación. Ya con el desafuero y el predio del Encino se había pretendido sacarlo de la contienda electoral. Cientos de miles de espots lo descalificaron. Vicente Fox Quesada y el Consejo Coordinador Empresarial embistieron al unísono en contra suya. Eduardo del Río, Rius, como muchos de nosotros, está seguro de que el desabrido Calderón no ganó y de que los manejos turbios del IFE son responsables del fraude. El IFE mandó imprimir casi tres millones más de boletas cuando conocía perfectamente el número de electores. Rius se pregunta con razón: "¿Por qué tantas y dónde están?" Bolívar Huerta y otros matemáticos de la Universidad Nacional Autónoma de México demostraron que el sistema de computación del IFE sólo es confiable para el propio instituto.

"Los burócratas del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación" ­como los llama Rius­ accedieron a que se contaran sólo 11 mil 839 casillas de un total de 130 mil, "reconociendo así que en gran parte de los estados panistas, las elecciones no habían sido limpias, para vergüenza del pinche IFE". A esto, Rius agrega "que la supuesta fiesta electoral nos costó a los mexicanos mil 200 millones de dólares".

La sonrisa de Rius es el punto de partida de toda su obra. Ninguna amargura, ninguna envidia, ninguna revancha a lo largo de su vastísima obra. No habla por la herida porque ha sabido superar avatares y desastres personales y públicos. No personaliza porque aprendió en la infancia a no tomarse en serio, pero sí a saber que su trabajo de amor por México es muy serio y por eso mismo lo hace mediante el humor y la ironía que son la mejor forma de encarar las peores situaciones. Desde niño se rebeló contra la autoridad: su mamá, sus maestros. Desde niño también descubrió que al rebelarse tenía razón. Sus libros son una gran rebeldía y son irreprochables, porque todos los datos son verídicos y se basan en la realidad.

Votas y te vas viene a añadirse a la ascendente carrera de Rius, cada vez más rebelde, cada vez más lúcido, cada vez más entrañable, cada vez más indispensable en el proceso educativo de los mexicanos.


El presidente entoloachado

Una parodia que entreteje la trama inimaginable de un gran amor en medio de una dictadura perfecta, ofrece Armando Ramírez en su novela ‘El presidente entoloachado’.

México. Tras cinco años de silencio en la novela y con el estilo irreverente que lo caracteriza, Armando Ramírez, regresa a la literatura con una “tierna historia de amor” que se desarrolla en medio de una atmósfera especial: la politica.

El presidente entoloachado es el título del libro publicado por Random House Mondadori bajo el sello de Grijalbo y en la que el escritor tepiteño remite a los lecheros a la república de Tan Pendécuaro donde se vivía en la dictadura perfecta de un gobierno autoritario que se decía revolucionario. Sin embargo, insiste, el autor, la novela trata del amor, “ese sentimiento tan gacho y tan sabroso que obnubila la mente y afloja los cuerpos”.

El presidente con las botas de charol, Fito C. Quesadilla de Requesón y su “ángel angelical” María Desusa del Refugio del Sagrado Corazón de Melón protagonizan este relato lleno de humor e ironía. Él es un verdadero adonis de rancho, bigote de aguacero, ceja arqueada, ojos de pajarillo gorrioncillo pecho amarillo, estatura impoente, como si hubiera crecido a lo loco, padece de incontinencia verbal y se cree que padece el complejo de la chimoltrufia ya que “como dice una cosa dice otra”. Ella, chiquita pero picosa, aunque no siempre fue así y hubo un tiempo donde esta heroína sufrió y sufrió por la culpa de los malos machos, pero una mujer “hecha de titanio, era una mujer que no se doblaría”.

A lo largo de estas páginas acompañan a los protagonistas sus antiguos amores: Margarita del Buen Tono y Amargura y El Macho Barbillo, los hijos procreados o adoptados fruto de cada relación y otos recargados personajes como el ingeniero Cuaternochas García y Paquito Baquetón, los contendientes de campaña, Agapito Claridoso, el nuevo caudillo de los izquierdosos, Pierre Nodoyuna el preferido de la pareja para sucederlos en la presidencia de Tan Pendécuaro y Mariano Cachetón, quien le arrebató la candidatura a Nodoyuna; entre muchos otros suman intrigas, traiciones, desengaños y mcuho humor a este relato.

Armando Ramírez se arriesga con esto que podríamos llamar una parodia literaria y entreteje una trama “inimaginable” donde el enamorado o entoloachado presidente, como también se sospecha, vive junto a su consorte presidencial toda suerte de aventuras, tropezones y dislates en diferentes países y circunstancias poniendo “muy en alto” la imagen de la república de Tan Pendécuaro y sobre todo su gran amor y complicidad.

A pesar de cualquier probable coincidencia, El presidente entoloachado, nos dice su autor "es una novela que nada tiene que ver con la realidad, no pretende ser realista, de denuncia o cualquiera de esas cochinadas, sino un ejercicio de ficción”. Y para aquellos lectores demasiado perspicaces Armando Ramírez se atreve a jurar por el Dios Tláloc que la trama así como los personajes nacen de su delirante fantasía, pues “fue escrita en una noche de luna llena y tenía ganas de aullar”. Con todo, los lectores más incrédulos podrían asegurar que es “es una venganza imaginaria a los que sucedió el sexenio pasado en México”.

Con información de Ramdom House Mondadori


"Me van a extrañar" de Naranjo

Al leer el post que escribió W en el blog Por pares, que trata del museo que el expresidente Vicente Fox pretende hacer en San Francisco del Rincón, Guanajuato, y que como parte de ese museo se construirá una biblioteca, pensé que este libro de Rogelio Naranjo debe formar parte de tal biblioteca en un lugar especial.

Rogelio Naranjo ha dibujado en las últimas décadas a los hombres del poder, también a la gente común. Sus retratos de los políticos son especialmente atractivos. Buen dibujo, poco texto e ironía son los ingredientes de la obra de Naranjo y que semanalmente publica en Proceso.

Me van a extrañar es una crónica del sexenio en que fue presidente de México (por desgracia...) Vicente Fox. Como dice en el prologo Juan Villoro: Rogelio Naranjo (es) capaz de convertir en risa, placer visual y conciencia crítica seis años de desastre.

Con un diseño editorial a cargo de Alejandro Magallanes, además de las caricaturas, el libro recoge algunas de las frases que definen el periodo de gobierno de Vicente Fox, tales como: “A veces el presidente de Estados Unidos me encarga tarea”. Enero de 2004.

O la frase contundente que escribió en su dictamen el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación sobre la actuación del presidente en el proceso de elección de su sucesor en 2006: “Esta sala superior no pasa por alto que las declaraciones del presidente de la República, Vicente Fox, se constituyeron en un riesgo para la validez de la elección”.

Como no hay mal que dure 100 años, el gobierno de Vicente Fox terminó el 30 de noviembre de 2006. (Tomado del blog lectura-escritura.)

Título: Me van a extrañar
Autor: Rogelio Naranjo
Editorial: Proceso
Edición: Primera, noviembre de 2006.


La imagen fue captada de una pared en Oaxaca de Juárez, en agosto de 2006.


Estatua ecuestre de un ranchero que perdió el caballo


En el año 2000 el PRI perdió la presidencia y un huésped con botas se mudó a Los Pinos. El mayor retratista de palacio ya había consumado su tarea. Un nuevo aire parecía recorrer el país que Mario Vargas Llosa describió como la “dictadura perfecta”. La encargada de prensa del nuevo dignatario, Marta Sahagún, pedía a los medios que inauguraran su optimismo: la transición a la democracia había comenzado. Después de festejar con champaña y estrenar escapularios, un grupo inédito se hizo cargo de las oficinas. Algo había cambiado: un ex gerente de la Coca-Cola ocupaba la silla presidencial y despedía sus actos diciendo “que Dios los bendiga” Nuevos talismanes de poder acompañaban al hombre con botas.


El folclórico estilo de gobernar de Vicente Fox hizo que pasáramos de la dictadura perfecta a la caricatura perfecta. En seis años se las arregló para decir que las mujeres eran “lavadoras con patas”, ofendió a los negros y a los chinos, se olvidó de capturar las tepocatas, las víboras prietas y otras alimañas a las que mucho previno cuando era candidato, no resolvió el conflicto de Chiapas en sus anunciados 15 minutos, inventó al escritor José Luis Borgues, se entregó a Estados Unidos y se peleó con Estados Unidos, le dijo a Fidel Castro: “comes y te vas”, apoyó un absurdo proceso de desafuero contra el candidato de la izquierda, fue incapaz de convencer al Congreso de sus iniciativas, intervino con descaro en favor de su partido, falló un penalti en un reclusorio juvenil y perdonó al niño que le puso “cuernos” en la foto de grupo, proclamó su grandeza sin el menor recato en mensajes televisivos, descartó la ingobernabilidad de Oaxaca como un conflicto regional y la desigualdad económica como una mala lectura de las estadísticas, proclamó al conservador Aznar presidente de la “república” española, felicitó a la selección mexicana por su derrota ante Argentina y le pidió que siguiera por el mismo rumbo, vetó la ley del libro aprobada por unanimidad en el Senado, se fue de vacaciones cada vez que pudo a su rancho de San Cristóbal y se mostró feliz de haberse conocido a sí mismo.

Refractario al examen de conciencia, se retorció el bigote para decir: “Me van a extrañar”.



Naranjo presenta su libro

Ciudad de México.- 15 de Diciembre del 2006.- A través de un total de unas 350 imágenes, el caricaturista Rogelio Naranjo hace un repaso de personajes políticos de la pasada administración en su libro "Me van a extrañar", que fue presentado aquí la víspera.
En el Museo del Estanquillo, en el Centro Histórico de esta capital, el reconocido monero "somete a la justicia de su pluma" a los funcionarios públicos, según un texto del escritor Carlos Monsiváis leído durante la velada.
Con la presencia de los también cartonistas políticos José Hernández, Gonzalo Rocha y Helguera, entre otros personajes, Monsiváis indicó en su documento que "ni una sola de sus visiones o revisiones es injusta, cada uno de sus personajes impone".
Aseguró que "Naranjo constituye una referencia a la época de los personajes sin perder el placer renovado del sentido del humor".
En el acto, el propio caricaturista informó que el libro está dedicado al periodista y fundador de la revista Proceso, Julio Scherer García, ya que influyó en su trayectoria y forma de pensar, "su inquebrante ética es lo que más he querido copiar".
Dijo que para la publicación de este volumen escogió más de 350 dibujos de un total de 800 que se refieren a funcionarios de la pasada administración, con la intención de dejar un testimonio del legado que dejaron al país.
En el prólogo de la publicación, el escritor Juan Villoro hace notar que "Naranjo, a diferencia de otros dibujantes satíricos, no distorsiona el rostro de los personajes.
Indica que el cartonista "olvidó el dolor de espalda evocado por cuatro décadas de dibujar presidentes priístas, de tal modo que este gobierno le permitió encumbrarse en un arte del que ya era maestro".
Durante el acto, el caricaturista Rocha comentó que el libro consta de 357 páginas y está "lleno de cartones que podrían cubrir las paredes de un museo, cartones que no pueden desmentirse".
(Notimex)

Se van y dejan la oficina presidencial vacía.

Parece ser que la salida de Los Pinos se adelantó el dia 1ro de noviembre de 2006 pues en esa oficina no quedó ni un alma, todo se llevarón, hasta los clips y las grapas, bueno no se llevaron los muebles porque no les cabían, pero para los escépticos aqui hay una prueba irrefutable que el sitio nosllevaeldiablo.com nos presenta de manera jocosa y divertida.

¿Y yo porqué?

Estamos de acuerdo que no somos los primeros ni los últimos en hacer un compendio sobre las burradas y puntadas tan espontáneas de nuestro 'amigo' Chente el ranchero vendedor de cocacolas con botas.
Esta por demás mencionar el genial libro que publicó el genial Andrés Bustamante "el Güiri-güiri" ) '¿Y yo porqué?' fue de los que marcó la pauta a seguir aunque no muchos han logrado superarlo, bueno, sólo el mismo Fox.

Lean la genial entrevista publicada en La Jornada en junio de 2005 donde se menciona habría una segunda parte del libro y otras cuestiones mas sobre la política, el humor y la vulgaridad que a ambas incluyen y de la cual tomamos este fragmento que nos parece ideal para sintetizar lo que pretendemos hacer en este blog:

"...en la medida en que todos hagamos algo para que se haga más evidente lo que todos pensamos que no está bien o hagamos algo chiquito para que las cosas estén mejor, hay que hacerlo. Hacer el libro es por tener un registro de este boleto, y lo debe tener en los libros, en los periódicos, tiene que haber un compendio de este boleto, porque luego se nos olvidan las cosas, yo digo que no se nos tienen que olvidar, y que un libro, una película, son formas de una memoria que sirve para evitar la amnesia y que las cosas no se repitan tanto."


Dice Andrés Bustamante, compilador del libro ¿Y yo por qué? -250 frases que sacudieron al país, pronunciadas por el presidente Vicente Fox-, que toca al lector decidir, después de leer el volumen, si esas expresiones son la tumba de la solemnidad presidencial, si son puro folclor político o si serán un adelanto de lo que nos espera en los próximos tres años.

Por lo pronto, a Ponchito le han sugerido que publique un fascículo semanal con material que día a día proporciona el mandatario, pues, justo después de que cerrara la edición de ¿Y yo por qué?, el Presidente de la República soltó aquello de ''México está de maravilla", ''hay que ponerle" y la mejor de la temporada: ''fuimos por lana, y salimos transquilados".

Añade que, previendo lo anterior, al final de su libro dejó varias hojas en blanco para anotar las frases que vayan saliendo, ''o como diría el propio Fox, para que le vayan acompletando", concluye.


Fin de Fiesta en Los Pinos

Tal parece que los señores del Rancho San Cristobal salieron de Los Pinos dejando atras una estela de mal olor y suciedad que poco a poco se va destapando para demostrar que en todos lados se cuecen habas pero en las altas esferas del poder político de nuestro país es donde mas encontramos la mayor cantidad de triquñuelas y actos de corrupción que no pueden quedar impunes.
Para muestra basta un botón:

‘Los Duques de San Cristóbal’
Revista Vanguardia
Noviembre 2006

Más de 25 millones de pesos en encuestas, sólo para el 2006, año electoral. Arriba de 250 mil pesos en productos para limpieza, y un promedio de 38 mil 300 pesos mensuales en quesos y embutidos finos, aunado a las revelaciones editoriales sobre la reciente opulencia de la familia política del Presidente, rompen la moderación en cualquier país latinoamericano.
Y como una desproporción adicional en una nación merecidamente suspicaz, está la Fundación Vamos México, donde la transparencia no ha podido inundar con su claridad las cuentas.
Aquí Marta Sahagún mostró su poder político al cerrar a la información mínima pública sobre todos los donativos y gastos hasta este fin de sexenio.
Sólo aparece un escueto estado de cuentas hasta 2005 y una lista de donativos, más no los donativos en especie y el desglose del destino de todos los recursos.
En el propio Portal de la Presidencia de la República, en el rubro de Contratos, es posible que cualquier ciudadano, gracias a la apertura que quizás la misma Pareja no dimensionó, examine gastos excesivos para una nación donde el 40 por ciento de la población continúa en la pobreza.
Algunos gastos, como los 38 mil 300 pesos mensuales en quesos y embutidos finos, hacen volar la imaginación y transportan al lector a grandes fiestas de palacio.
Las constantes pretensiones de Marta Sahagún para ascender al poder, luego de que su logro fue ser la encargada de Prensa en la campaña de Fox y contraer nupcias con él siendo ya Presidente, levantaron las críticas y más cuando tan sólo en este año, La Pareja gastó del erario público más de 25 millones de pesos en encuestas para conocer su aceptación.

Hay tres publicaciones que han provocado el escándalo en Los Pinos. La primera, quizás la menos consistente pero la que puso en el mapa a los hermanos Bribiesca Sahagún, fue el libro La Jefa, escrito por la autora argentina Olga Wornat.
El segundo fue La familia presidencial. El Gobierno del Cambio bajo sospecha de corrupción, con pruebas documentales, de las periodistas Areli Quintero y Anabel Hernández. En esta publicación dan cuenta del rancho secreto del la familia de los Fox.
El tercer libro es el que apenas está saliendo en estos días a la venta, es Fin de Fiesta en Los Pinos, también de Anabel Hernández, donde se pone en entredicho nuevamente a uno de los Bribiesca, en este caso a Jorge Alberto, quien a su corta edad ya tiene una línea aérea concesionada por el Secretario de Comunicaciones y Transportes, Pedro Cerisola. También en esta edición, que la periodista documento como primicia en la revista digital Índigo, se difunde la casa presidencial en la Riviera Maya, así como la entrega de mercancía de contrabando de las aduanas a la Fundación que encabeza Marta Sahagún. También se documenta la acusación de que Joaquín Loera “El Chapo” Guzmán, realmente fue liberado mediante un operativo bien preparado del Penal de Puerta Grande, con el consentimiento del Gobierno Federal.



Y aquí esta nota extensa donde la revista en línea Reporte Índigo incluye un reportaje sobre el libro “Fin de Fiesta en Los Pinos”, de Anabel Hernández, bajo el sello de Editorial Grijalbo, en el cual se dan a conocer evidencias y testimonios que revelan la cara oculta del llamado “sexenio del cambio”.


Es una cara oscura, negra, maquillada con el tráfico de influencias, las presuntas vinculaciones con el narcotráfico, los negocios familiares de los que ahora aparecen nuevas y más reveladoras evidencias, según la investigación de la reportera Premio Nacional de Periodismo, por su descubrimiento del ya famoso caso del “Toallagate”.
En el texto de 400 páginas, se afirma que Vicente Fox tiene razones de sobra para estar preocupado, y es que la periodista abre expedientes que presumen el involucramiento de los hijos de Marta Sahagún con el narcotráfico y el crimen organizado; las concesiones de la SCT para que su familia tenga una línea aérea comercial, y los negocios familiares bajo la mesa con Pemex y otras dependencias.
Pero no es todo, ya que por otro lado está la negociación secreta de la transición, la que abrió Vicente Fox con Felipe Calderón. El pacto mediante el cual el Presidente saliente pretende imponerle agenda al Presidente entrante, pero sobre todo para exigirle un blindaje para impedir investigaciones sobre él, o sobre su familia, y la de la señora Marta Sahagún.
En su libro, la periodista revela testimonios obtenidos a través de 120 entrevistas, y según informa le llevao cerca de 300 horas de conversaciones, y una intensa búsqueda documental, con lo que fundamentó nueve capítulos y 400 páginas, dando cuenta de los hasta hoy desconocidos negocios realizados en Pemex y en el mundo de la aviación comercial por Jorge Alberto Bribiesca y su tío Guillermo Bribiesca Sahagún. Son negocios ante los cuales las polémicas acciones de Manuel Bribiesca Sahagún, el hijo mayor de la primera dama, palidecen.
Anabel Hernández relata y documenta la entrega de toneladas de mercancía incautada por aduanas con un valor de mil 141 millones de pesos, que fueron donados a la oficina de la primera dama durante el sexenio y cuyo destino final presuntamente fue el comercio informal. También habla de las fiestas dionisiacas, patrocinadas por el erario, de las casas presidenciales de Acapulco, Cancún y San Miguel de Allende, mostrando fotos inéditas de sus instalaciones.
El libro pone al descubierto una verdadera “bomba de tiempo” de consecuencias imprevisibles para el Gobierno saliente y el entrante; la presunta protección ofrecida por la familia presidencial a la llamada “Federación”, encabezada por Joaquín Archivaldo Guzmán Loera, alias el “Chapo” Guzmán.
Esta es la protección que habría sido el verdadero detonante de la guerra campal entre el cártel de Sinaloa y el cártel del Golfo que prácticamente se ha extendido por todo el país.

PROTECCIÓN AL ‘CHAPO’ GUZMÁN

Y es que Anabel Hernández escribe que información obtenida de un funcionario estadounidense, lleva a una presunta protección de Vicente Fox y su familia a Joaquín Archivaldo Guzmán Loera, alias “Chapo”, quien después de cinco años y dos meses de reclusión se fugó del penal de máxima seguridad en Puente Grande, el 19 de enero de 2001.
Se asegura que los observadores, ojos de las áreas de investigación del Gobierno norteamericano tienen la vista puesta no sólo en la familia Fox: según la información proporcionada por la fuente, también en los hijos de Martha Sahagún y sus presuntos nexos con una banda de narcotraficantes que presume de utilizar —gracias a los Bribiesca Sahagún— barcos que arrendan a Pemex.
Según esa información, ellos aprovechan los viajes de las naves para trasladar la droga por aguas mexicanas con absoluta impunidad y sin ser molestados por nadie.
A través de funcionarios civiles y militares de primer nivel y amistades, pero sobre todo a través de su primer círculo de colaboradores y familiares más cercanos, el narcotráfico y la Presidencia de la República han convivido en los últimos sexenios. Lo que es inédito, según señalaron las fuentes consultadas, es que el Presidente de la República presuntamente haya tomado partido por uno de los grupos, y mientras por un lado le otorgó protección a través de instituciones del Estado, sobre todo las policías civiles, por otro dio una guerra sin cuartel a los enemigos del “Chapo”: el cártel del Golfo.
En medio de esta trama sobre los presuntos nexos del Presidente con el narcotráfico, ocurrió la muerte de Ramón Martín Huerta, secretario de Seguridad Pública. En las dos versiones con las que cuento —dice Anabel en su libro— de personas directamente involucradas con él y con familiares de los otros funcionarios que murieron en el accidente del 21 de septiembre del 2005, se afirma que fue asesinado por cuestiones relacionadas con el narcotráfico.
Unos afirman que por las medidas que iban a tomar en el penal de máxima seguridad de La Palma, donde está recluido Osiel Cárdenas Guillén. Y otros detallan que semanas antes de su muerte, Martín Huerta había descubierto los presuntos nexos de los hijos de Marta Sahagún.
La periodista revela en su libro que una persona muy cercana a Ramón Martín Huerta le expuso: “Unas semanas antes de que Ramón muriera me reuní con él, nos reuníamos de vez en cuando. Lo noté tenso, preocupado y me dijo: ‘Voy con todo contra los hijos de Marta’”.
En el texto se aportan muchos datos, detalles, conversaciones y coincidencias que hacen suponer que no se trató de un accidente, y que tanto Esther, esposa de Ramón Martín Huerta, así como las esposas de los funcionarios fallecidos, cuentan con muchísima información, pero temen por su seguridad y la de sus hijos y familiares, y de ahí que no hayan dado a conocer todo lo que saben.

UNA FAMILIA QUE VA PARA ARRIBA

En el libro, Anabel revela datos, cifras, acuerdos sobre la concesión que emitió la Secretaría de Comunicaciones y Transportes a la familia presidencial para operar una línea aérea, también de la Fundación Vamos México, pero también comenta del “blindaje legal” que Fox está buscando con Felipe Calderón.

EL BLINDAJE

Y mientras el Presidente entrante y su equipo debaten, desde el centro del poder presidencial todavía vigente se traza un plan B: el blindaje legal.
Bajo este supuesto, el presidente Fox estaría presionando para buscar que repita el procurador Daniel Cabeza de Vaca, por lo menos el primer año del gobierno calderonista. Eso bajo el pretexto de que hay que cerrar muchos expedientes abiertos, en particular los del narcotráfico.
“Intentan venderle a Felipe que actualmente no existe una figura fuerte dentro del calderonismo que pueda hacerse cargo de la Procuraduría. Y dicen que Cabeza de Vaca ya pagó ese noviciado. Que en todo caso se designe a un subprocurador, que dentro de uno o dos años entre al relevo de las operaciones”, explica la fuente.

LOS ÚLTIMOS CAPRICHOS

Entre tanto, Calderón tiene que soportar pacientemente los últimos caprichos de los Fox.
Primero el de no poder opinar sobre la declaración unilateral de que la señora Marta se va a llevar su Fundación Vamos México, que durante un sexenio recibió millones y millones de pesos en fondos públicos y privados. ¿Escapará como los fideicomisos de la exigencia de transparencia? ¿Quién autorizó la “desincorporación”?
Vino luego la cita para Felipe y Margarita, junto con sus hijos, para que fueran a la Hacienda San Cristóbal, o más precisamente “el otro rancho” de los Fox. En el predio de la “Gorda Atorada”, ahí la pareja entrante tuvo que cumplir con la etiqueta de la pareja saliente: vestirse “de vaqueros”.
Por lo pronto vale la pena consignar un dato. De mayo a la fecha se han destruido unas 10 toneladas de papeles y expedientes que daban fe de muchos de los acuerdos de este sexenio en Los Pinos.
El confeti creado por la cortadora de papel servirá quizás para despedir con júbilo al Presidente del Cambio, pero el humo de lo que fue incinerado, podría terminar por asfixiar las esperanzas e ideales del Presidente entrante.

Fin de fiesta en Los Pinos
Anabel Hernández
México, Grijalbo, 2006, 373 p.
ISBN 968-5964-71-8



Finalmente, para ver más sobre este libro visiten el sitio Comarca donde se puede ver ademas de un video con las declaraciones de la autora una singular discusión entre defensores y acusadores del ranchero y su familia.