domingo, 30 de septiembre de 2007

QUE NO SE IRAN DE MEXICO

La Jornada
sacatrapos.com


Marta Sahagún, flanqueada por sus cuñadas Susana y Martha Fox Quesada, encabezó la premiación del concurso Patio lindo y limpio igual a familia sana, organizado por la Fundación Vamos México. Advirtió que ella y su esposo, el ex presidente Vicente Fox, “seremos enterrados aquí en esta tierra”.

La última vez que se vio a las hermanas Fox en un acto público con Marta Sahagún fue en 2002. Nunca ocultaron su enojo por el segundo matrimonio de Vicente ni las condiciones en que ocurrió.
Al finalizar la premiación del certamen, que tuvo el aval del delegado rural Lidio Ruiz y de la promotora social Mercedes Ángel Pacheco, las hermanas Susana y Martha Fox Quesada siguieron al lado de Marta Sahagún en la visita de ésta a puestos de comida colocados por la romería que fue parte del acto. Incluso, en compañía de su consanguínea Mercedes, quien se les unió posteriormente, promovieron la venta de fritangas, cuyos fondos serían destinados al mejoramiento del templo católico local.

Marta Sahagún no quiso responder a pregunta alguna, menos por qué el ex presidente no acudió a la celebración. Se limitó a comentar que en San Cristóbal “vamos a vivir muchos, muchos años”.


Colaborará Función Publica en caso Fox: Vega Casillas

El titular de la SFP afirmó que no se dará carpetazo a ninguna indagatoria sobre malos manejos de funcionarios.

Notimex / La Jornada On Line

El secretario de la Función Publica, Salvador Vega Casillas, aseguró que no se dará carpetazo a ninguna investigación sobre malos manejos en la administración publica, y que los funcionarios que se desvíen de la ley serán sancionados con rigor.

Además, dijo que la Secretaría de la Función Pública (SFP) colaborará en todo lo que el Congreso de la Unión determine, en torno al caso del ex presidente Vicente Fox Quesada.

Entrevistado luego de presidir el 242 aniversario del natalicio de José María Morelos y Pavón, el funcionario federal señaló que se encuentran en curso múltiples investigaciones sobre presuntos malos manejos de funcionarios.

“Tenemos muchas investigaciones abiertas, hay incluso sancionados, hay muchas investigaciones en proceso”, estableció.

En este sentido, puntualizo que a ninguna se le dará carpetazo y por el contrario mencionó que se sancionarán.

“Estamos trabajando en eso y evitando cualquier punto de corrupción; además, mandándole un mensaje muy claro: cualquier funcionario que se desvíe de la ley será sancionado con todo el rigor y dentro del marco del derecho”, sostuvo.

Dijo que la ley le impide hablar de las investigaciones en proceso, pero recordó que en la página de Internet de la dependencia se pueden consultar todos los casos de funcionarios que ya han sido sancionados, y a quienes se les ha fincado una resolución.

Helguera. La razón


Función Pública auditará a Fox

La dependencia aseguró que en el caso del presunto enriquecimiento del ex presidente Vicente Fox se realizarán auditorías y, “si salen responsabilidades”, se fincarán cargos

Jorge Ramos
El Universal

La Secretaría de la Función Pública (SFP) aseguró que en el caso del presunto enriquecimiento del ex presidente Vicente Fox se realizarán auditorías y, “si salen responsabilidades”, se fincarán cargos.

En entrevista, el subsecretario de Control y Auditoría de la Gestión Pública, Rafael Morgan, descartó que a la dependencia le vaya a temblar la mano. “A mí no, por lo menos”, dijo.

—En el caso de Vicente Fox, ¿qué podemos esperar?— se le preguntó.

—Lo que hace la Función Pública: meter auditorías, revisar y si salen responsabilidades, se tendrán que fincar los cargos. Y si no, pues ya se informará que no se encontró nada. Pero es parte del trabajo que tenemos que hacer, tenemos que seguir investigando y revisando.

Sobre el mismo tema, el nuevo secretario de la Función Pública, Salvador Vega Casillas —quien ayer tomó posesión del cargo—, dijo en entrevista radiofónica que la SFP está a la espera de lo que el Congreso decida “y apoyarnos en eso”.

El ex secretario Germán Martínez Cázares aseguró que Vega Casillas va a actuar “con diligencia” en el caso y va a someterse a los requerimientos que el Congreso le invite a realizar.

El lunes la Junta de Coordinación Política de la Cámara de Diputados acordó integrar una comisión para investigar los bienes del ex mandatario.

Aún no se ha definido quiénes la conformarán, ni su objetivo y alcance, así como la bancada que la presidirá.

Acerca de la megabiblioteca Vasconcelos, una de las obras más importantes del sexenio foxista, cuestionada por las fallas encontradas en su edificación, Morgan dijo a este diario que tres empresas fueron obligadas a reintegrar el dinero cobrado, y cumplir los contratos convenidos para concluir la construcción.

El funcionario no dio los nombres de las compañías, pero agregó que en todos los casos, desde funcionarios, ex funcionarios o contratistas involucrados en la megabiblioteca, prosiguen las auditorías para deslindar responsabilidades.

“Las auditorías continúan aunque hayan devuelto dinero o reparado lo que no estaba bien, porque de ahí pueden salir responsabilidades de empresas o administrativas”, explicó.

Diputados integrantes de la Comisión de la Función Pública dieron a conocer que llamarán al nuevo titular de la SFP para que haga un balance sobre los pendientes que dejó su antecesor, Germán Martínez.

En la Cámara, PRI y PRD criticaron el paso de Martínez Cázares por la Secretaría de la Función Pública. No dio los resultados esperados en investigaciones como la de los hijos de Marta Sahagún, opinaron.

Respecto a los documentos de la gestión foxista, el Archivo General de la Nación negó que la Presidencia haya hecho una entrega simbólica de expedientes, como señaló el ex vocero de Los Pinos, Rubén Aguilar, en eluniversal.com.mx

Comisionitis, enfermedad incurable del congreso

José Contreras
La Crónica de Hoy


El Congreso padece de una enfermedad crónica que se manifiesta constantemente y que lo desgasta política y económicamente: la creación de comisiones “especiales” para atender asuntos que deben ser resueltos por otras vías.
Un nuevo ataque de comisionitis se presentó el pasado lunes, cuando la Junta de Coordinación Política de la Cámara de Diputados acordó crear una comisión “investigadora” del presunto enriquecimiento ilícito del ex presidente Vicente Fox.
Hay muchas cosas que deben ser aclaradas de la administración foxista, como la operación de decenas de fideicomisos creados durante ese sexenio
para manejar recursos que no estarían sujetos a fiscalización.
El ejemplo más ilustrativo de lo anterior es el Fideicomiso Transforma México, creado dentro de la Lotería Nacional y a través del cual se transfirieron recursos públicos a la organización Vamos México, que encabeza Martha Sahagún.
Las senadoras de la pasada legislatura Dulce María Sauri Riancho, Martha Tamayo y Noemí Guzmán documentaron un desvío de al menos 200 millones de pesos hacia organizaciones empresariales y de corte panista, pero la única consecuencia de esa revelación fue el cese de la directora de la Lotería Nacional, Laura Valdés.
También hubo irregularidades por cerca de 211 millones de pesos en el Fideicomiso Programa Marcha Hacia el Sur, que estaba destinado a proporcionar apoyo a proyectos productivos de los estados de Campeche, Chiapas, Guerrero, Oaxaca, Tabasco y Veracruz, con objeto de crear empleos en la región.
La Secretaría de la Función Pública inhabilitó por 20 años al secretario técnico del Fideicomiso, y le impuso una multa de 179 millones de pesos, pero no hubo sanciones penales y nunca se aclaró a qué empresas o personas fueron entregados los recursos de manera irregular.
La administración de Vicente Fox debe responder también por las irregularidades cometidas en torno al elefante blanco que es la mega biblioteca José Vasconcelos, por las obras de ampliación del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, y por presuntos malos manejos en el Fondo de Empresas Expropiadas del Sector Azucarero, entre otros asuntos.
La idea de que se investigue el posible enriquecimiento inexplicable del ex presidente Vicente Fox es positiva, pero no le corresponde al Congreso hacerlo.
La creación de una comisión “investigadora” sólo generará, ya lo empezó a hacer, impacto mediático y rentabilidad política para algunos.
El artículo 21 de la Constitución concede al Ministerio Público la facultad exclusiva de la persecución de los delitos y al Poder Judicial la aplicación de las penas.
Y el párrafo tercero del artículo 93 de la Constitución dice que las Cámaras de Diputados y de Senadores pueden integrar “comisiones para investigar el funcionamiento de organismos descentralizados y empresas de participación estatal mayoritaria”.
El propio párrafo precisa que los resultados de las investigaciones que lleven a cabo esas comisiones se harán del conocimiento del Ejecutivo.
Vicente Fox es en este momento un particular. En su calidad de ex servidor público, son la Auditoría Superior de la Federación, la Secretaría de la Función Pública y en todo caso la PGR, las instancias que pueden y deben investigar la situación patrimonial del ex Presidente.
En la pasada legislatura, la Cámara de Diputados creó una comisión “investigadora” de las empresas de los hijos de Marta Sahagún. Los tres años de inversión de recursos humanos y materiales terminaron cuando el Poder Judicial otorgó un amparo a los hermanos Bribiesca, con el argumento de que la Cámara de Diputados no puede investigar a particulares.
En esta legislatura, el Senado tuvo la puntada de crear una comisión “investigadora” de todo lo relacionado con el chino Zhenli Ye Gon, a raíz de que involucró a un “Javier Alarcón” en declaraciones a la prensa.
El PAN advirtió que en todo caso también se investigaría a Marcelo Ebrard, porque compartió abogados con el chino y a Enrique Peña Nieto porque por el Estado de México pasó la efedrina. Los priistas y perredistas recularon y la comisión no ha sido integrada.
La comisionitis es una grave enfermedad. Actualmente la Cámara de Diputados tiene 44 comisiones ordinarias, 20 especiales y 5 “investigadoras”. El Senado tiene 57 comisiones ordinarias, 3 especiales, y ambas cámaras comparten 5 bicamerales.
El marco jurídico en materia de transparencia y rendición de cuentas aún adolece de serias deficiencias, pero éstas no serán subsanadas con la creación de comisiones “investigadoras” del Congreso que no llevan a ninguna parte y sí contribuyen a engrosar la burocracia legislativa.




Liderazgo a prueba
Aurelio Ramos
La Crónica de Hoy


Fox exonerado. Si alguien pensó que el presidente Felipe Calderón asumiría de verdad su condición de líder máximo del país para tratar de forjar “un México distinto del que se queda quieto, callado, resignado”, y que en ese empeño empezaría por atender el clamor popular que exige investigar la fortuna de Vicente Fox exhibida de manera no sólo voluntaria y torpe sino aun presuntuosa, ya tiene indicios de sobra para convencerse de que se equivocó de punta a cabo.
Por voz de Francisco Ramírez Acuña el gobierno federal salió en abierta defensa de la cuestionada probidad del ex Mandatario, mediante una frase trillada pero elocuente, que de paso develó el conflicto de lealtades en que se debate el responsable de la política interior al reconocer la existencia de un doble mando en el más alto cargo de la República. “Yo metería las manos al fuego por el Presidente Fox” , dijo, sin titubeos.
La exoneración formulada por el jalisciense equivalió a enmendarle la plana al ahora ex secretario de la Función Pública, Germán Martínez Cázares, quien apenas dos días antes había emitido un comunicado con el ofrecimiento —así fuese mera impostura— de colaborar con el Legislativo en la tarea promovida por la oposición para investigar el origen de los caudales del imprudente y verboso ex Jefe del Ejecutivo.
Incapaz de tomarle atinadamente el pulso a la realidad, el titular de Gobernación repitió con el caso Fox su lance de julio pasado, cuando también con una sola frase —“resulta ocioso hablar de este asunto”— dio por cerrado para el gobierno el escándalo derivado del descomunal hallazgo de 205 millones de dólares en efectivo en la casa de Zhenli Ye Gon, una película que para la opinión pública apenas comenzaba.
La exculpación oficial al ex Presidente —quien por lo visto no encuentra mejor manera de ocupar su ocio que hacer alarde de su cleptomanía y su verborrea— fue la clarinada para que salieran a defenderlo sus correligionarios y todo el aparato público, de Eduardo Sojo y Héctor Larios a Santiago Creel y Ramón Muñoz, pasando por Xóchitl Gálvez y los más conspicuos líderes del PAN.
De la mano de su cónyuge Marta Sahagún —a quien por cierto nadie, ni por equivocación, ha defendido del cúmulo de acusaciones que también resiente— Fox se fue contra las tablas por su propia iniciativa por más que ahora se queja de supuestos afanes de desprestigiarlo a base de datos falsos e historias fantasiosas.
Sin que nadie se lo pidiera, presumió de su rancho remodelado al parecer con dinero público, de los vehículos que allí tiene a su disposición y son símbolo de opulencia; de su centro de estudios financiado con dinero que a decir de su compinche Lino Korrodi proviene de empresarios ilegalmente favorecidos desde la Presidencia…
Desatado el escándalo por una fortuna que, mírese por donde se mire, no corresponde con el patrimonio mostrado por el guanajuatense seis años atrás, ni con el ingreso por él obtenido a su paso por la jefatura del Estado, los medios se encargaron de descubrir otras lindezas. La sustracción de Los Pinos de documentos y bienes que son propiedad de la Nación; la sorprendente y súbita prosperidad de las empresas familiares; los viajes a todo lujo, la intolerancia a la crítica...
Vicente Fox no es el único ex mandatario latinoamericano sobre quien pesan sospechas de corrupción y abusos desde el poder público. En Bolivia cumple condena Luis García Meza, el ex dictador extraditado de Brasil en 1995. En Estados Unidos sigue su curso una solicitud de extradición del gobierno de Evo Morales en contra de Gonzalo Sánchez de Lozada, acusado de genocidio. Manuel Antonio Noriega purgó pena de 17 años por narcotráfico en Estados Unidos y ahora lo reclaman Panamá y Francia. En el Perú, tras siete años de andar prófugo, Alberto Fujimori se halla por fin bajo proceso judicial.
A diferencia de lo que sucede en otras latitudes, sin embargo, el panista que ofreció transformar a México mediante un gobierno gerencial y acabó como patética cabeza de una administración pusilánime, se halla inalcanzable para el brazo de la justicia, protegido desde la Presidencia de turno.
¿Quién podrá hacer cumplir la ley, si el incombustible secretario de Gobernación en funciones de vocero presidencial ya dijo que mete las manos al fuego por la honestidad del “Presidente Fox”? ¿Quién puede suponer, sin engañarse, que prosperarán las demandas radicadas en la PGR en contra del político de las botas, si el gobierno ya dijo que éste es inmaculado y con honradez a prueba de fuego?
Por si fuera poco, la salida de Martínez Cázares del gobierno para buscar el liderazgo de su partido con la bendición del líder nato del panismo, significa que en el ámbito del Ejecutivo las supuestas indagaciones en torno de Fox tendrán que empezar de cero.
Podrá decirse que los compromisos de investigación y colaboración son institucionales no personales, y que por lo mismo las acciones no se detienen por una dimisión; pero no es cierto. Podrá decirse incluso que el nuevo titular de aquella dependencia, Salvador Vega Casillas, es incondicional del renunciante y que en tal virtud la continuidad está garantizada. Falso. Para los fines dilatorios de la administración calderonista la renuncia del seguro dirigente nacional del panismo ofrece la oportunidad de acentuar el tortuguismo respecto del escandaloso tema de la corrupción a cuatro manos de la pareja presidencial.
Y así, ante la ausencia de voluntad para ejercer su liderazgo y hacer justicia por parte del líder número uno de esa minoría selecta, la crema de la crema intelectual, empresarial, política y de gobierno que se reunió hace justo una semana en la Hacienda Los Morales, el desenlace del caso Fox es predecible: la impunidad.
Se escuchó bien el Jefe de la Nación al pedirle a esa elite perfumada, educada y sobre alimentada asumir la responsabilidad y el compromiso que le corresponde con su generación y con su tiempo, no hundirse en la mediocridad y el miedo. Falta el ejemplo.
Por lo pronto, en lo que toca al caso Fox, los mexicanos tendremos que conformarnos con la aplicación de la pura sanción moral —¡uy, qué miedo!”— que representan los graves señalamientos en los medios y en la oposición, contra el presunto responsable de una corrupción documentada ya de manera suficiente como para ser sancionada de modo menos etéreo.

“Yo quisiera convertirme en un pararrayos” ante las “calumnias” a Marta: Fox

Redacción
La Crónica de Hoy


En un capítulo más de la novela rosa que se les convirtió en tragicomedia, conmovida Marta Sahagún rompió en llanto y sollozos luego de escuchar la defensa que, de ella, hizo su esposo, el ex Presidente Fox, quien dijo que quisiera ser pararrayos de todas las mentiras y tonterías que se dicen de su señora.
Y es que ayer en Celaya —durante la entrega de 200 sillas de ruedas a cargo de la Fundación Vamos México, coordinada con otra organización de asistencia pública y una empresa radiofónica local—Vicente Fox Quesada defendió a doña Marta respecto de las acusaciones que, por presunto enriquecimiento ilícito, se han hecho contra ella.
En ese ánimo, el ex mandatario asumió el papel de Romeo y declaró: “Quiero decirles que yo quisiera convertirme en un pararrayos. Y lo digo con absoluta seriedad.
“Quisiera que a mí me toquen todas las calumnias, que me toquen todas las mentiras, todas las tonterías que se dicen, que se dicen todos los días en contra de uno, en contra de Marta, en contra mía”.
Vicente Fox calificó como calumnias a las acusaciones de enriquecimiento ilícito, que se han hecho contra la ex primera dama, quien asumió el papel que le toca en la tragicomedia y reiteró que continuará trabajando por los más pobres de México.
El acto estuvo en vías de ser privado, porque a diferencia de otros en los que incluso se ha convocado y transportado a corresponsales extranjeros, en esta ocasión el Centro Fox y la Fundación Vamos México se reservó invitar a la prensa.
El escándalo ha perseguido al matrimonio Fox-Sahagún tras la publicación, en una revista especializada en la socialité mexicana y europea, en la que Marta Sahagún presumió la residencia familiar, que en realidad es parte de una elegante construcción erigida sobre lo que fuera una modesta casa campirana, asentada en lo que hoy es un próspero rancho agrícola, en la zona del Bajío.
Quizá por ello, y porque la defensa que han hecho de sus propiedades y evidente riqueza pecuniaria, ha sido sólo epistolar mediante comunicados del Centro Fox, el matrimonio evitó convocar a la prensa a este acto en Celaya, aunque finalmente hubo reporteros que reseñaron la escena en la que una Marta Sahagún, literalmente conmovida hasta las lágrimas sollozó ante la defensa que su marido hizo de ella.