domingo, 21 de octubre de 2007

Reaparece Fox en su Jeep; rehuye tema de la Hummer

Xóchitl Alvarez
El Universal


Sonriente, a bordo de su Jeep “rojo flama”, el ex presidente, Vicente Fox Quesada, reapareció en la comunidad de San Cristóbal, recorrió la plaza, las calles y sus propiedades. En su rancho “La Estancia” montó a caballo.

Como en sus años de campaña, Fox levantó su mano derecha y frente a las cámaras hizo la señal de la victoria.

Después de asistir al templo de la Purísima Concepción, caminó hacia el Jeep y en la puerta de la unidad posó ante los periodistas, luego desde el volante repitió la señal de la ”V”, ante la insistencia de los periodistas sobre la investigación que realizará la Cámara de Diputados sobre su fortuna.

El Jeep Wrangler X, igualito al que usaba George W. Bush para recorrer su rancho, que este domingo conducía el ex jefe del Estado mexicano, es el mismo que el empresario consultor Luis Miguel Moreno Vélez dijo haber comprado a petición de Marta Sahagún quien se lo regalaría con motivo de su segundo informe de gobierno.

De la camioneta Hummer, que hasta hace unas semanas manejaba, y que el Estado Mayor tenía en comodato, el ex mandatario no dijo nada.

En el transcurso de la semana, la Presidencia de la República informó que cancelaría los contratos de comodato de los vehículos que tenía el Estado Mayor Presidencial, entre ellos la Hummer asignada a Vicente Fox.

De sombrero vaquero y botas, Fox acudió a misa a las 10:00 de la mañana este domingo con su esposa Marta Sahagún y su nieto Vicente Fox Rodríguez.

Después, cada uno, por su lado, recorrieron la exposición y venta de flores a mitad de precio que organizó la Fundación Vamos México.

Después de su gira por Estados Unidos, en donde se confrontó con el entrevistador Rubén González Luengas de la cadena Telemundo, en Los Angeles, Vicente Fox mantuvo una actitud agradable con la prensa sobre la comisión de legisladores que investgarán su riqueza. Pero no hubo palabras, sólo una sonrisa fija. “¿Ya entregó la Hummer?”, insistieron los periodistas. Y no hubo respuesta. Tampoco hizo comentarios sobre su Jeep.

Con su nieto de la mano, Vicente Fox caminó entre decenas de mujeres que compraban flores, las saludó y hasta se tomó fotografías.

Por cerca de dos horas y en su vehículo recorrió la plaza y calles del poblado, con su nieto y su hermano José Fox. El pequeño agradó a su abuelo al imitarlo cuando éste le pidió que hiciera la “V”.

“Vámonos a montar a caballo”, le dijo al pequeño Vicente.

A su vez, sólo con la compañía de un guardia Marta Sahagún participó en los puestos de plantas. Con expresión de molestia evadió a los reporteros y en varias ocasiones modificó su ruta hacia la hacienda de San Cristóbal cuando se trataban de acercar a ella. “¿Su esposo ya regresó la camioneta Hummer?”, le preguntaban.

“No hay respuestas. Pasen un buen domingo”, dijo tajante.

“Pensé que la iban a pintarrajear, que le iban a echar chapopote, pero nunca que la tirarían” confiesa el escultor de la estatua de Fox

Daniel Blancas Madrigal
La Cronica de Hoy



Habría podido soportar mentadas, huevazos y jitomatazos contra su obra, pero no los brincos de un priista ni de ningún otro sujeto sobre la figura amputada. “Fue como si estuvieran brincando sobre mí, como si mi trabajo de tres meses no hubiera valido nada”, dice Bernardo Luis, escultor de la figura del ex presidente Vicente Fox que fue derribada el fin de semana pasado en Boca del Río.
Sí, esperaba que la escultura reavivara rencillas políticas, pero no a tal grado: “Estaba consciente del riesgo, porque el ambiente en Veracruz después de las elecciones quedó muy caliente, pensé que la iban a pintar con los colores del América, que le iban a echar chapopote, pero nunca que la tirarían”.
Al paso de los días vislumbra que la caída foxista en Veracruz beneficiará su carrera: “A raíz de esta travesura, la gente conocerá más lo que hago y lo que soy. Hay que retomar lo positivo, nadie ha dicho que mi retrato no se parece a Fox”.
Bernardo Luis tiene una trayectoria de 20 años en el arte y su familia ha estado relacionada con este mundo desde hace más de 140 años. Ha realizado 40 monumentos en 12 estados del país, entre éstos a Hugo Sánchez, Juan Pablo II, Benito Juárez y Francisco Gabilondo Soler Cri-Cri, pero asegura que “en México la escultura es considerada el patito feo de las Bellas Artes”.
Se inclina, dice, por retratos alegres, imágenes triunfadores y personajes con dignidad.
—¿Es Fox un personaje con dignidad? —se le pregunta.
—Para mí es un ex presidente, así de simple, sin tintes políticos. No me provoca ningún sentimiento, no soy un escultor azul, ni tricolor ni amarillo, soy apartidista.
Aclara que no fue él quien lo propuso. Cuenta que en julio pasado ganó una convocatoria para realizar tres esculturas en el municipio de Boca del Río y que, a raíz de esta conexión laboral, se comprometió a esculpir una cuarta, en la que él donaría la mano de obra y otra persona el material.
—La cuarta será para Vicente Fox —decidió el alcalde Francisco Gutiérrez de Velasco.
“Había prometido que sería la que ellos quisieran, pero yo hubiera preferido un autorretrato o una escultura de Roberto Madrazo cruzando una meta de maratón”.
Trabajó durante 90 días. Buscó entrevistarse con Fox, como antes lo hizo con Hugo Sánchez, “pero siempre tuvo su agenda saturada. A cambio, la oficina de la Presidencia me envió 500 fotografías del señor en todas las poses, la mayor cantidad de fotos que he visto en mi vida. Tal vez habría sido mejor un encuentro directo, porque los escultores buscamos plasmar la esencia de una persona. Aun así ha sido uno de mis dos mejores retratos”.
En octubre del 2006 anunció a las autoridades que estaba lista para ser colocada, “pero me dijeron que el medio estaba muy agitado, muy tenso por lo del 2 de julio, decidieron posponer la inauguración hasta que hubiera, supuestamente, aguas calmadas y tuve que guardarla en la bodega de un amigo”.
Y ese día llegó: aunque la colocación había sido pactada para las 5 de la tarde del sábado 13 de octubre (la inauguración sería el domingo 14), el gobierno municipal llamó a Bernardo para adelantarla y evitar fricciones innecesarias.
“Todo fue de madrugada, exactamente a las 3:30 de la mañana. Llevé la escultura en un camión y cuando llegué ya estaba ahí una grúa del municipio y personal de una constructora privada que se encargaría de levantarla. La derribaron a las 10:45, estuvo en pie alrededor de siete horas”.
De lo ocurrido se enteró vía telefónica a las 11:20 de la mañana.
“Ya después vi las imágenes. En un mitin previo había estado un amigo: el diputado electo por el PRI Raúl Zarrabal, pero se fue antes del desplome. Vi también al hombre brincando sobre el retrato, qué coraje, me gustaría buscarlo y preguntarle por qué tanto rencor con mi trabajo, me gustaría decirle que fue bochornoso que Boca del Río se diera a conocer así a nivel mundial. Según las investigaciones, ese individuo no es de Veracruz”.
—Se ha dicho que fue mal colocado, que fue fácil tirarlo…
—Falso, se hizo lo convencional. Tampoco es cierto que se rompió con facilidad, sé que lo estuvieron jalando de madrugada con una camioneta. Lo que pasó a las 10 de la mañana fue algo escénico, un show preparado con anticipación.
—¿Y ha visto su obra después de aquel sábado?
—La fui a ver a una bodega donde la resguardan. Me dolió ver mi trabajo en el suelo, sucio, pateado, sin una mano.
Bernardo Luis adelanta que él restaurará la obra, “aunque no será gratuito, tendrá un costo significativo, comenzaré en diez días y estará lista en dos semanas más, aunque me han dicho que si la vuelven a poner, será hasta abril, hasta que culmine la investigación de diputados contra Fox”.
Dice que mejorará la estructura: rellenará una parte con cemento y pondrá trabes: “Si alguien la quiere volver a tirar, le costará el triple de trabajo”, dijo.

Pues mejor que la pongan en el otro Foxylandia... ahí nadie la va a querer tirar, al contrario, le van a besar los pies y se van a persignar frente a ella.

Califica Muñoz Ledo de patán a Vicente Fox
Ignacio Roque Madriz
La Cronica de Hoy


Felipe Calderón cometería un error muy grave con desatar en la última hora alguna campaña de descrédito o alguna operación fraudulenta en este proceso electoral michoacano, advirtió Porfirio Muñoz Ledo, al calificar al ex presidente Vicente Fox Quesada como “un patán que tiene mucha cola que le pisen y que dehonró la investidura presidencial”.
Muñoz Ledo acompañó al candidato común de los partidos PRD, PT, PASC y Convergencia al gobierno estatal, Leonel Godoy Rangel por los municipios de Paracho, Nahuatzen y Charapan, ubicados en la Meseta Purépecha, donde proclamó el triunfo del abanderado perredista diciendo que “este arroz ya se coció”.
Puntualizó que “esperamos que no se le ocurra una cosa así a Calderón, sería un error muy grave que metiera las manos, porque aquí no habría crimen perfecto posible”.
Calderón Hinojosa está obligado a respetar a los michoacanos para no parecerse a su antecesor Vicente Fox Quesada, quien si metió las manos, destacó el ex embajador de México en Estados Unidos y en la Unión Europea.
Luego en su visita al Diario La Voz de Michoacán fue interrogado sobre las últimas acciones del ex presidente Fox, frente a lo cual Porfirio Muñoz Ledo sostuvo que “Fox es un patán que reveló su segunda naturaleza; lo que le hizo a un periodista mexicano en Los Angeles no corresponde a un ex jefe de Estado mexicano, no es de alguien decente, no está dentro de sus cabales. Fox tiene mucha cola que le pisen y va a ir saliendo”.
Asimismo, subrayó que “ya se le acabó la gracia del desparpajo de esa personalidad ranchera que lo hizo atractivo para mucha gente”.
Por su parte, Leonel Godoy Rangel durante su visita a la Meseta Purépecha asumió el compromiso de ejercer un “gobierno indigenista” y de dar continuidad a los programas sociales que impulsa el actual gobernador Lázaro Cárdenas Batel.