lunes, 5 de marzo de 2012

TEATRO DEL DEDAZO




“No votes por un político, vota por un ecologista”, “Bienestar para tu familia”


Si usted creía que ya lo había visto todo, espere a encontrar una colección eminentemente fetichista que conforma la historia de México, de la solemnidad al humor involuntario, de los tiempos de la heroica revolución a Vicente Fox y su V de la victoria, de lo memorable y nostálgico hasta lo más kitsch: billetes, botones, platos, refrescos, cantimploras, aretes, viniles y audiocasetes. Pequeñas joyas o simple basura, el proselitismo en su máxima expresión.

Durante el siglo pasado los mexicanos fuimos convocados a elecciones 21 veces, de las cuales su respectivo equipo de campaña debía ingeniar estrategias que muchas rayaban en lo absurdo, por lo cual la Fundación Abel Quezada, la Filmoteca de la UNAM y la Secretaría de Cultura del DF, entre otras, se sumaron a juntar todos esos artilugios extraños que son parte del imaginario colectivo.

¿Se acuerda de los casetes que regalaba Ernesto Zedillo con canciones como “Zapatos viejos”? ¿De los viniles de José López Portillo donde participaban desde Enrique Guzmán hasta la India María y la orquesta de Gustavo Pimentel? ¿De las playeras, cachuchas y pósters? Algunos objetos ya no serían de fácil distribución, o podrían censurarse, como los cigarros con la imagen de Gustavo Díaz Ordaz o las semillas para flores de Miguel de la Madrid “como homenaje a las madres mexicanas para sembrar vara de San José”. En la actualidad se confundiría con cannabis. No pueden faltar los incisivos cartones de Abel Quezada y su clásico personaje “El Tapado”, en honor al candidato elegido a la sucesión presidencial.

En el recorrido encontré a un par de jóvenes de 18 y 22 años aficionados al arte y la política; para ellos el salinato es un suceso que se encuentra sólo en los libros de historia y las palabras “solidaridad”, “conflicto chiapaneco” o “asesinato de Colosio” es un episodio distante. El público predominantemente joven no podía evitar reír discretamente, sentirse nostálgicos y hasta indignados con el recuerdo ante sus ojos.

“¡Mira, ahí está la momia!” Una mujer anciana se burla de la imagen de Fidel Velázquez mientras presenciamos una cronología en video. Ella recuerda con mayor profundidad el PRI y sus años en el poder. “¡Otro bueno para nada! Refiriéndose con sorna a Francisco Labastida. Ella creyó en Vicente Fox y sus promesas de campaña, por lo que le dio su voto y su confianza. Se decepcionó.

—¿Usted volvería a votar por el PAN?

—No lo volvería a hacer, me siento arrepentida.

Twitter.com @miricaiba


Hoy. Hoy. Hoy.