lunes, 4 de agosto de 2008

Vicente Fox encabeza la guanajuatización

Lemic Madrid
Excélsior


El ejército está preparado y el líder de la avanzada, Vicente Fox Quesada, ya está en posición. La estrategia se ha puesto en marcha y el ataque se ha previsto en centros con alta influencia del rival electoral: Tabasco, Chiapas, Oaxaca, Guerrero y Campeche.

La misión es conocida como “Guanajuatización de México” y el objetivo debe concretarse en julio de 2009; por logística de combate, las fuerzas electorales partirán de esta ciudad, considerada como el principal bastión de los militantes blanquiazul, “en la cuna de la Independencia, en la cuna de la emancipación política de México”.

Entre las huestes se podría encontrar a integrantes del bloque conocido como El Yunque, considerados como de ultraderecha; de la organización Los Tecos, presuntamente de la extrema derecha del catolicismo, o la asociación de Los Masones.

Sin embargo, “mientras todos jalemos para el mismo objetivo, en cuanto a principios y objetivos electorales del PAN, todas las ideologías son bienvenidas”.

Ésta es la definición del proyecto partidista en voz de uno de sus creadores, Jorge Enrique Dávila Juárez, quien en estos momentos detenta la presidencia del PAN en León.

El plan, asegura, inició en 1989, y entre sus creadores se encuentran Alfredo Luna Altamirano, Vicente Fox y Carlos Medina Plascencia.

“Yo sé que Fox es terriblemente controvertido y que a algunos les cae gordísimo, pero a otros les cae muy bien y no ha perdido su popularidad. Carlos Medina es uno de los grandes políticos que Guanajuato le ha dado a la República, va a aportar muchísimo para enseñar cómo ganar elecciones.

“El término de guanajuatizar México lo acuñamos en 1989. Nos reuníamos para generar un proyecto que tenía como objetivo alcanzar la silla presidencial, que terminó siendo para Fox en el año 2000.

“Teníamos que generar, a nivel México, la posibilidad de tener más gobernadores: teníamos dos nada más, senadores no teníamos, más diputados locales y federales. Y entonces, hablando de la eficiencia electoral del partido, se habló de guanajuatizar México”, dijo.

Ver la nota completa


Guanajautizar

Manuel Camacho Solis
El Universal


Guanajuatizar a México es correr al PAN a la extrema derecha y diluir la autonomía política de Felipe Calderón con el regreso de Vicente Fox y la ratificación de las alianzas corporativas en las que descansa su gobierno.

Ese guanajuatizar está muy lejos del proyecto de sus fundadores de forjar ciudadanos democráticos para contrarrestar el peso del corporativismo. De su visión favorable al desarrollo y la innovación empresarial. De su defensa, incluso heroica, de las elecciones democráticas y la libertad. Su proyecto de guanajuatizar a México es para cerrar filas con un corrimiento a la extrema derecha desde el cual hacerse de una mayoría cómoda para 2009.

Hay otro Guanajuato que es motivo de orgullo para toda la nación. Es la cuna del caudillo radical Miguel Hidalgo, del liberal moderado José María Luis Mora y del pensador y estadista conservador Lucas Alamán. Ha sido generador de riqueza con la minería, granero de la nación y hoy es el hogar de agricultores y empresarios esforzados, de una sociedad con fuertes tradiciones familiares y una rica cultura. Pero ese no es el Guanajuato que el PAN actual intenta convertir en proyecto político.

Traer ahora a Vicente Fox confirma que su designio es otro. Porque Fox ya no es el candidato que logró despertar las esperanzas de millones de mexicanos. El líder a quien tantos le entregaron su confianza en que sabría conducir la transición a la democracia y cerrar el ciclo de la impunidad del antiguo régimen.

Fox es hoy el líder que les falló a tantos que confiaron en sus convicciones democráticas. Es quien estuvo dispuesto a validar la operación clandestina de los videos escandalosos. El promotor del desafuero. El gobernante a quien el tribunal electoral le señaló sus graves interferencias en el proceso electoral; las que, por sí mismas habrían llevado a la anulación de la elección. El administrador que despilfarró los ingresos extraordinarios del petróleo con el crecimiento del gasto corriente y el hombre que sucumbió ante el patrimonialismo; quien no supo defender el interés público frente a los grandes intereses y las ambiciones de su círculo cercano.

Es un error de Felipe Calderón haber hecho evidente la alianza con Fox. También lo es, paradójicamente, del ex presidente. Si quería protegerlo, lo desprotege, pues lo meterá de lleno a la lucha electoral. Si Calderón había logrado con asiduidad diferenciarse de su antecesor, para su propio bien, con esta decisión se desdibuja. Y si quienes genuinamente lo apoyan, lo han hecho por creer que tendrá la voluntad de someter a los grandes intereses, con ese movimiento, anticiparán su rendición.

En vez de guanajuatizar a México como proyecto regresivo, hace falta que la nación rescate las virtudes liberales, productivas y patrióticas de Guanajuato. En vez de un corrimiento disfuncional a la extrema derecha, se necesita que el PAN sea el partido de la derecha respetable e imprescindible para la democracia.

Miembro de la Dirección Política del Frente Amplio Progresista

Helioflores: Momificar

Esta semana en PROCESO

Hacia el 2009, en el trampolín de la impunidad
Verónica Espinosa y José Gil Olmos

Como secretario de la Función Pública, Germán Martínez dejó ir la oportunidad de investigar los evidentes abusos contra el erario que cometió Vicente Fox, como presidente de la República, en beneficio propio, de su cónyuge y de sus hijos políticos. En la práctica se convirtió en cómplice y gracias a él, entre otros, Fox y su familia permanecen impunes. Ahora se sabe por qué: al hoy dirigente nacioal del partido en el poder le asignaron la misión de reivindicar al político guanajuatense para "guanajuatizar" al país.

El poder blinda a los Bribiesca
Jesusa Cervantes

La última comisión especial de la Cámara de Diputados que investigó a la empresa Construcciones Prácticas demandará anular cuatro subastas públicas “ilegales” del IPAB en las que, nuevamente, aparecen involucrados los hermanos Bribiesca Sahagún. Los legisladores establecen que, en esos negocios multimillonarios, fueron violadas las bases de las subastas y hubo información privilegiada, así como falta a los principios de igualdad y oposición.

La nueva oficina de Chente en el PAN

Fabián Giles
QRR
Milenio



Ahora que en el CEN del PAN le volvieron a ofrecer chamba para que no sienta que tiene que gastarse su Afore para sobrevivir, el ex presichente va a reacondicionar su nueva oficina con todos los aditamentos para que realmente se sienta cobijado cual lavadora de dos patas. He aquí algunos:

1. Un juego de dardos con la efigie del “peligro para América Latina”.
2. La figurita del Peje de cabeza, para que no vuelva a levantarse.
3. El juego para hacerse rico inexplicablemente.
4. Su sombrero de ranchero, infaltable.
5. La película de Fraude, donde tiene una actuación memorable (la única).
6. Sus inseparables botas de charol.
7. La caja registradora para hacer cuentas de sus bisnes (que no son suyos).
8. La réplica de la silla presidencial que se carranceó de Los Pinoles.
9. El único libro que ha leído (porque él no lo escribió).
10. Su agenda empresarial para recordar los favores ofrecidos.
11. La foto del recuerdo, de cuando ofreció el cambio y entregó morralla.
12. Sus amores en fotos: la yegua que besa y la que monta.
13. El archivero donde guarda celosamente los documentos que no pueden llegar al expediente de la PGR y del IFAI ni por equivocación.
14. Su Hummer de juguete.

¿Dónde está Marta?

Jorge Medina Viedas
Milenio


Eufóricos, gritones, como si el país estuviera en jauja, el PAN conjura para enfrentar las elecciones de 2009 y ha empezado por reorganizar y a unir sus fuerzas, rescatando a los panistas vivos y muertos que se hicieron cargo de sacar al PRI de Los Pinos. Por eso tiene mucho sentido desde ahora preguntarse, ¿Dónde está Marta Sahagún?

Si el esposo, Vicente Fox, ha sido rescatado para lucirlo como uno de los activos de la campaña, la presencia de la esposa del ex mandatario resulta procedente y lógica. Eso es algo que tiene que aclararse y pronto. ¿Dónde está Marta?

Se entiende que el presidente Felipe Calderón haya tenido la precaución de reducir la cercanía de su esposa, Margarita Zavala, en asuntos vitales del Estado mexicano, pero tal hecho lo que hizo en su momento fue recordarnos la importancia que tuvo en el gobierno pasado la señora del Presidente, nacida como tal, también un celebérrimo 2 de julio.

Aún se recuerda lo que uno de los íconos del Partido Acción Nacional, Diego Fernández de Cevallos, expresó cuando Vicente Fox ganó las elecciones del año 2000, que el paso siguiente de su partido, Acción Nacional, habría de ser “conquistar la Presidencia de la República”. Diego manifestaba lo que buena parte del panismo opinaba de Fox, un parvenu, un ranchero fanfarrón que ponía en peligro la ortodoxia de este partido y, en suma, una personalidad que no representaba el ideal de panista que ellos imaginaron en la Presidencia. Y ya lo vimos: Fox gobernó empoderado con su funcionaria y luego esposa Marta Sahagún, con quien tomó decisiones estratégicas, siempre ocupando ella la primera fila y como figura central en cada uno de los actos y decisiones del Presidente, y protagonizando de paso una de esas historietas tercermundistas que nos llevó por el mundo en el tren del ridículo.

La mujer de Fox en el gobierno era audaz y ambiciosa. Además, con sus antecedentes de comunicadora de la campaña del candidato Fox, gustaba de ver en los medios el origen de y para todo. Sobre ellos mantenía una actitud de control, vigilante y hasta seductora. Aquella fotografía inolvidable de un funcionario de Televisa besándole las manos en una actitud cortesana, mostraba entonces el comienzo de una relación de complicidad que dio lugar a una serie de decisiones del gobierno que favorecieron el intercambio de favores, uno de los cuales obligó a la televisora a la destrucción paulatina y inclemente, uno a uno, de los candidatos de la oposición a cualquiera de los panistas que resultara el candidato de su partido.

Dejemos de lado su intento de suceder en el cargo a su esposo: el daño que provocó toda esta estratagema a las instituciones fue tremendo. No fue para bien de la democracia ni mucho menos. Los seis años de Fox y de Marta nos mostraron los defectos de la democracia referidos por Tocqueville: la incompetencia en el mando. La democracia no nos vacuna de los tontos ni de los ladrones. De modo que cuando los hijos del primer matrimonio de la señora (los Bribies-ca), daban rienda suelta al tráfico de influencias y los funcionarios del gobierno federal llevaban a cabo impunemente negocios con el petróleo y con los granos, y al mismo tiempo se inventaban las advertencia mediáticas como la del desafuero o aquello del “peligro para México”, ya se sabía que el gobierno de Fox y de Marta era una farsa.

Pero así son las cosas en política. No hay amores imposibles. Todo aquel servicio que se le prestó a Calderón es impagable, y así lo reconoció él mismo. Acompañado de su esposa, olvidando viejos resquemores, acudió al rancho remozado y próspero a pasear por el erial del ranchero ya ex presidente, y a legitimar su éxito agrícola y empresarial. Las comisiones investigadoras del Congreso sobre el enriquecimiento ilegítimo, se ha notado, enmudecieron por arte de magia.

Esta relación de continuidad entre el Presidente y el ex presidente podría relacionarse con el hecho de que el dirigente panista, Germán Martínez, haya ido de nuevo al rancho foxista a ofrecerle una coordinación de planeación estratégica a quien, según los propios panistas, no es capaz ni siquiera de planear sus propios pasos.

Se trata de otra cosa, por lo tanto. Nadie mejor que todos estos empresarios de la política saben que la gente se hace de bienes y servicios por la necesidad y por la escasez. Recurrir a Fox como figura del panismo debe ser por ambas razones. La necesidad que surge de combatir al PRI amenazante de su poder, y al que suponen que sólo la figura de Fox puede derrotar. Y la escasez, tal vez aquí relacionada con el vacío de un liderazgo, que sin importar que socave la figura de Calderón, pueda animar al panismo en las elecciones de 2009. Si esto es así, si esto es lo que se espera y esto es lo que se quiere, más razón para pedir la explicación necesaria: ¿Será Fox capaz de hacer todo esto sin Marta? ¿Dónde está Marta?

jmedina@milenio.com



Guanajuatizar al país
Tacho
Milenio


En León, el presidente del blanquiazul amenazó con Guanajuatizar a todo México.
Lamentablemente no estaba dopedo ni pacheco, lo dijo en serio.
¿Cómo será el país cuando la guanajuaticen?

- Nos convertirán en momias para exhibirnos como objetos de morbo.
- Será obligatorio usar botas de charol, sombrero y hebilla FOX por decreto ex presidencial.
-Tendremos policías con baja autoestima y mas apanicados que un perro en el periférico porque los entrenan a punta de pocitos, tehuacanazos y toques en los huerfanitos.
-La vida se devaluará, no valdrá nada (como diría José Alfredo Jimenez)
-El Cervantino se celebrará en todo el país y podremos chupar en las calles sin que nos remitan al Ministerio Público. Las manifestaciones seran sustituidas con callejoneadas.
-Cualquiera podrá enriquecerse ilícitamente y tener Jeeps Rojos y Hummer en comodatos sin que nos la hagan de tox en Vips.
-Habrá mas Centros Fox que Oxxos y réplicas de la oficina del expresichente en cada hogar, y remodelados con lagos, perdón, estanques cual Rancho san Cristóbal.
-El Ángel de la Independencia, la Minerva y el Cerro de la Silla serán sustituidos por estatuas del Cristo Rey de Silao.
-Foxylandia será nombrada Patrimonio Incultural de la Humanidad.

Helioflores: Orgullo Panista

El mantra guanajuatense
El rey de Guanajuato se quiere desguanajuatizar, el que lo desguanajuatice buen desguanajuatizador será.

El retorno de Fox


Joaquín López Dóriga
Milenio


En el México priísta, a los ex presidentes de la República se les mandaba al arcón del olvido y a los que se resistían al del exilio.

No me voy a remontar hasta el conflicto histórico del general Lázaro Cárdenas con Plutarco Elías Calles, ni el de don Adolfo con Miguel Alemán o al de Gustavo Díaz Ordaz con Adolfo López Mateos.

Quiero acercarme más al final del siglo pasado, cuando la regla era el ostracismo para los ex presidentes, en la que estaba claro que el que bailaba en una se sentaba en la otra y si no, lo sentaban.

Y decían, y es válido a la fecha, que sólo había un quehacer más difícil que el de Presidente: ser ex presidente.

En ese tránsito de la regla de oro priista está el recuerdo de cuando Luis Echeverría quiso seguir mandando en el sexenio de su amigo, José López Portillo, quien lo envió de embajador a las islas Fidji; el de Miguel de la Madrid, que encarceló a los más cercanos de don José, como éste lo había hecho con las debilidades de don Luis.

Excepto por Carlos Salinas, que recuperó la costumbre desaparecida de dar ocupación a los ex presidentes, y nombró a Miguel de la Madrid director del Fondo de Cultura Económica, la separación siempre fue traumática, por la buena o por la mala.

El caso más reciente es la ruptura de Ernesto Zedillo con Carlos Salinas.

En el priísmo, los ex presidentes no tenían ni voz ni voto, la habían tenido sin límite por seis años. Pero como el saliente designaba al sucesor, se creía con la autoridad de guiarlo, lo que llevó siempre, inevitablemente, al rompimiento.

Con el PAN en Los Pinos, Vicente Fox es el primer ex presidente panista al que su sucesor, Felipe Calderón, no le debe nada, al contrario, su candidato era Santiago Creel y le ganó.

Pero Fox ha sido recuperado por el PAN, sin duda con la aprobación de Calderón. En su pasado Consejo Nacional, con el argumento de que nunca ha perdido una elección, lo reivindicaron y ahora se alza, eufórico, como su Cid Campeador, sin ver que podría ser su caballo de Troya.

Pero son las formas panistas.


CUMBRE PANISTA. Vicente Fox, acompañado por
Carlos Abascal (izq); Germán Martínez (centro); Margarita Zavala,
y Juan Manuel Oliva (der), la semana pasada
en Guanajuato. (Foto: El Universal)

A falta de PAN, Fox

Cambalache
Salustio
El Universal

Cómo estarán las cosas en el PAN rumbo a las elecciones de 2009 que rehabilitan al prócer del guanajuatismo, don Vicente Fox, y lo sacan de su retiro bucólico.

Ahora no cumplirá la promesa de quedarse en su rancho a cuidar vacas, junto a Martita... Pero qué importa ante una panadería blanquiazul que no da bollos apetitosos para el populismo electoral.

Renace de entre sus cenizas, cual chachalaca rediviva. ¿Dónde quedaron las estrellas del neopanismo?, se preguntarán algunos. Los Mouriño, los Creel, los Germanes y los Martínez... ¿Cartuchos quemados, balas de salva, simples chinampinas?

Se impone el regreso del estadista, del esteta de la ocurrencia, a quien en gran medida debemos la polarización y la crisis política y social del país. Quien con sus acciones desde Los Pinos hizo que el gobierno de su sucesor naciera débil y con legitimidad mellada.

El hombre cultísimo que nos legó una megabiblioteca con más goteras que libros y fugas millonarias por aclarar.

El guanajuatense visionario que, ante la imposibilidad de sacar a México del subdesarrollo y la pobreza extrema, se esforzó como titán para que al menos su rancho fuera de primer mundo.

El panista que sí cumplió sus promesas de empleo a los mexicanos, aunque éste fuera en Estados Unidos y como jardineros.

El fiel seguidor de la política zedillista de procurar el bienestar de la familia... aunque sólo fuera para la suya, hijastros incluidos.

El hombre que impulsó la igualdad de género y que hizo todo lo posible para que su esposa Martita llegara también a la Presidencia.

El gurú económico que prometió un crecimiento de 7% regresa hoy para ver si ahora sí lo cumple... sin importar que sea en gobierno ajeno, el de Felipe Calderón.

Sí, vuelve Fox para la revancha del partido que perdió ante el narco que, cual cultivo de amapola, floreció sin control durante su administración... al menos así lo ha señalado su heredero en Los Pinos.

Pero en su retorno, el “Mi Rey” no está solo. En sus andanzas quijotescas cuenta con fieles escuderos: Manuel Espino, chivo en cristalería con libro bajo el brazo; el autodenominado “vulgar” gobernador de Jalisco, Emilio González, también conocido como El Góber de los Megadonativos o Fray Tequila, y no podía faltar el Torquemada de León, Guanajuato, el alcalde Vicente Guerrero, Rey del Tehuacanazo.

¡Tiemblen Hugo Chávez y Fidel Castro! ¡Alégrense las dos Coreas! El esposo de Marta está de regreso.

¡El PAN es primero, las vacas después!


Y cuando pensabamos que ya nos habiamos
librado de él, lo resucitan cual película de terror...


Martita lo pusó a chambear
QRR
Milenio

Ni hablar. En un arranque de cordura Germán Martínez, el dirigente del empleo, invitó a chambear a Vicente Fox para el CEN del blanquiazul en la Comisión Energética. Se le acabaron las vacaciones al ex preciso y ahora tendrá que cumplir con su deber para regresarle a su partido un poco de lo que éste le dio. Las responsabilidades que deberá cumplir la chachalaca están a la altura de su capacidad

• Patrullar la colonia Del Valle con su Hummer para peinarse todos los Oxxos de la zona. Cuando sus correligionarios tengan sed, mandarán a Fox por un six. La botana la pone el mismo Chente.
• Romper burbujas de plástico con las que embalan aparatos electrónicos para mantenerse en forma.
• Fox será el primer reloj humano: se embarrará resistol en las manos, esperará a que se seque y luego lo despegará. El tiempo que dure dicho proceso será el mismo que dure un discurso oficial de Mouriño.
• Dar clases de patadas de ahogado y nado sincronizado en la alberca que dejaron las goteras en su megabiblioteca.
• Redactar el resumen de la comedia Sin papadas trémulas no hay paraíso para platicársela a Germán Martínez mientras desayuna sus memelas.
• Hacer taquito la lengua y formar burbujas de baba para demostrar que su apéndice lingual sirve para cosas más útiles.
• Estará encargado de la oficina catadora de antidepresivos. Deberá proporcionarle al Ejecutivo el mejor surtido de Prozac para seguir arriba y adelante en la guerra contra el narco.
• Amenizará eventos para niños imitando al Güiri-Güiri.