martes, 21 de abril de 2009

Diputados aplazan revisión de las cuentas de Fox

Por acuerdo de las cúpulas partidistas en la Cámara de Diputados se aplazarán las cuentas públicas 2004 y 2005 correspondientes también al sexenio de Vicente Fox.

La semana pasada los diputados federales protagonizaron un debate entorno a el mal manejo de los recursos públicos en el sexenio Foxista, aunado a lo que llamaron tráfico de influencias y mal gobierno durante dicha gestión.

Los partidos de oposición en San Lázaro rechazaron por primera vez en la historia legislativa las cuentas de esos dos años, lo que desató la molestia de panistas y del mismo Fox, quien llamó "locos" a los legisladores.

En San Lázaro se preveía que hoy se discutiera la segunda parte de las cuentas públicas correspondientes al 2004 y 2005, tema que no llegará al pleno sino hasta que la Comisión de Presupuesto dictamine las cuentas foxistas previamente rechazadas, lo que tendría que suceder en estas dos últimas semanas formales de la Legislatura.

Hay que posponerlas para ver hasta donde se bajan los calzones los del PAN...

Fox

Germán Martínez Cázares
El Universal

Escogieron a Fox. Todavía no lo perdonan. Les agravia que en el año 2000, después de una gesta histórica, después de 70 años de gobiernos priístas, precisamente fue él quien desalojó al PRI de Los Pinos. Decidieron hacerlo nuevamente blanco de sus ataques, de su coraje y de su preocupación por perder otra vez.

Nada nuevo. El PRI responde, sigue atrás, da vueltas sobre sí mismo y apenas reacciona. Resulta, sin embargo, sorprendente, por el tamaño de su incongruencia, que le PRI diga que Fox no ha rendido cuentas.

Es precisamente el gobierno de Vicente Fox el que marca un cambio histórico en cuanto a la transparencia del ejercicio de gobierno en México, y es justamente en ese sexenio cuando se funda el Instituto Federal de Acceso a la Información, para asegurar que todos los ciudadanos puedan conocer el ejercicio, la práctica y los gastos del gobierno federal.

A Fox, como a cualquier gobernante en un sistema democrático, se le puede criticar y señalar errores y equívocos; pero a él jamás, si se tiene honestidad de criterio, se le puede acusar de no haber rendido cuentas como ningún otro presidente lo hizo antes en México.

Es evidente que erraron el tiro los priístas. Vamos a la defensa de Fox. Y si los priístas quieren comparar resultados de gobierno a nivel federal, estatal o municipal, adelante, bienvenidos a una campaña de contraste sobre propuestas y logros de gobierno.

¿Van a sacar del baúl las poderosas tesis económicas de López Portillo? ¿Van a defender con lágrimas en los ojos al peso o a nacionalizar algunos bancos como a él le gustaba hacerlo?

¿A Luis Echeverría como ejemplo de tolerancia a la pluralidad y a la libertad de expresión? ¿Llamarán a Miguel de la Madrid para volver a endeudar al país y disparar la inflación? ¿En verdad quieren recordar el gobierno de Carlos Salinas?

Podríamos seguir y recordarle a los ciudadanos el gobierno de Carrillo Olea con su ola de secuestros en Morelos, o hablar del Quintana Roo de Mario Villanueva y sus nexos con el narcotráfico, o bien, abundar en la gestión en Jalisco de Cosío Vidaurri, sin dejar de rememorar el inexplicable enriquecimiento de Arturo Montiel, maestro de Peña Nieto, por sólo citar algunas de sus cartas fuertes.

Los panistas nunca nos vamos a oponer a la rendición de cuentas públicas de ningún gobernante; por supuesto, tampoco de uno de los nuestros. Es principio ético de gobierno rendir cuentas, pero en el PAN no admitimos supuestas lecciones de transparencia de quienes todavía tienen cuentas pendientes con la historia, aunque éstos quieran confundir a los ciudadanos y apostar a la desmemoria de una sociedad que los quitó del poder hace nueve años, pero no por ello los deslindó de su pasado.

Fallaron el golpe los priístas. Se equivocaron al escoger su objetivo. Vicente Fox no tiene cola que le pisen. El pecado de Vicente Fox, que tanto hace enojar a los señores del PRI, es que haya acudido al registro de Alejandro Zapata, candidato panista a gobernador en San Luis Potosí; y que el sábado pasado participó en un evento de jóvenes en Colima para respaldar a Martha Sosa, la candidata panista al gobierno de ese estado.

Y es que Vicente Fox está en campaña y va a estar con los candidatos del PAN en cada una de sus campañas. Lo dijimos hace tiempo: Vicente Fox forma parte del comité panista de planeación estratégica de nuestra campaña federal. Eso es justamente lo que espanta al PRI.

Pero eso es muy fácil de corregir. Es sencillísimo. Nosotros no vamos a dejar de apoyar a Vicente Fox. Fox tampoco va a dejar de apoyar las campañas del PAN. El PRI tiene al alcance de la mano una solución para emparejar el marcador, una medida fácil de poner en marcha, clarita: en lugar de buscar que Fox salga de la contienda electoral, mejor metan a los ex presidentes de la República del PRI para apoyar sus campañas de 2009. ¡Anímense, priístas valientes!

¿Pos no que él solo se defiende con su bocota?

PRD en San Lázaro: Vicente Fox, 'loco, burro y corrupto'

Diputados del PRD y del PRI respondieron a las declaraciones del ex presidente Vicente Fox, quien los calificó de locos y mentirosos luego de haber reprobado las Cuentas Públicas de 2002 y 2003 del ex primer mandatario.

"El colmo del cinismo del señor de esa moralidad que tiene es todavía que al no poder decir más, pues lo que haga sea simplemente calificarnos, denostarnos, y lo más es eso, no, que diga que quienes lo cuestionamos tendremos que tragar camote porque es muy lamentable que la Procuraduría... no, no, se lo pasó, muchas gracias. Si se enoja que se enoje, pero lo corrupto no se le quita", dijo Juan Guerra, diputado del PRD.

El PRI aprovechó para contestar al ex presidente la información del Vaticano cuando Vicente Fox solicitó la anulación de su matrimonio anterior, y que lo consideró incapaz psicológicamente para contraer nuevamente matrimonio

"La Iglesia dijo que estaba mal de la cabeza, entonces nosotros aquí lo único que tendríamos que decir es que frente a las actitudes que está teniendo el ex presidente Fox ante el Congreso de la Unión, me parece que eso es justamente", sostuvo el legislador priísta, Samuel Aguilar.

El diputado perredista Pablo Trejo recordó uno de los pasajes del ex presidente Fox en su época como diputado, cuando interpeló al ex presidente Salinas de Gortari en un Informe de Gobierno

"Traemos una persona que ya manifestaba signos de locura desde que fue diputado poniéndose orejas de burro, que no nos daba otra cosa más que señalarnos su verdadera identidad, loco y burro".

Los legisladores recordaron que por las irregularidades detectadas en las Cuentas Públicas del ex primer mandatario se presentaron denuncias en la PGR, y culparon a la institución por no proceder en dichas investigaciones.

Helioflores: Mente y dinero perdidos


Las Profecías de Fox

La oposición diputadil no pudo escapar al maleficio: “Me van a extrañar…”, predijo Vicente Fox, y en San Lázaro no solamente lo añoran, sino que se hace todo lo posible por verlo de nuevo en los tablados de la política.

En sesión plenaria, al conseguir la desaprobación de las cuentas públicas (de los tres poderes de la Unión) durante el foxiato (por lo pronto las de 2002 y 2003), la mayoría de legisladores que no son panistas cometió la perversidad de cacarear como “defraudaciones” las “irregularidades” que halló la Auditoría Superior de la Federación (algo común, que suele ser aclarado sin mayor problema).

Para consumar el hecho bastaron 179 opositores, contra 165 panistas y aliancistas (en San Lázaro cobran 500 diputados).

Los defraudadores, reviró Fox, son sus acusadores, que con financiamiento público han becado por años comisiones incapaces de probar las raterías que le vienen imputando a él y a su familia.

“Ya tragaron camote”, les recordó el dicharachero ex, y les propinó una factible profecía: “Lo volverán a tragar…”.

¡Claro que se le extrañaba!

cmarin@milenio.com

Y los moneros agradecen de tener de nuevo material de este pinche loco...