miércoles, 9 de noviembre de 2011

Ya no soporto al Partido Verde: Vicente Fox


 El Partido Verde Ecologista de México (PVEM) ya puede anotarse otro logro: hartar al ex presidente Vicente Fox.

Quien fuera candidato presidencial del PVEM en 2000 hoy no aguanta a ese partido. Al menos, su campaña de bombardeo mediático vía telefónica.

“Canijo Partido Verde, ya no lo soporto; todo el día jeringa llamándome por teléfono tres pinches veces al día”, arremete Fox. “Eso es meterse con la privacidad de los ciudadanos.”

Entrevistado luego de su participación en uno de los paneles de la conferencia del Club de Madrid —una organización de ex mandatarios de la cual él forma parte —, el ex presidente reprocha al Instituto Federal Electoral no meter en cintura al Verde.

“Yo creo que eso está prohibido. Ahí sí la autoridad debería actuar. Yo no sé qué hace el IFE. Ahí el IFE no mete su cuchara. ¿Por qué no le exige un comportamiento al Verde Ecologista? Es fatal lo que está haciendo, cada vez lo estamos odiando más al Verde”.

Fox ya había agregado polémica a la conferencia —dedicada al tema de las tecnologías digitales para la democracia del siglo 21 — cuando en el panel discrepó con quienes piensan que las redes sociales son instrumentos que facilitan la participación ciudadana.

También sorprendió cuando dio a entender que él es uno de los villanos favoritos en internet, pues cada comentario público suyo recibe una andanada de críticas en línea, mismas que a su juicio provienen de campañas orquestadas para desacreditarlo.

Al terminar el panel, el político guanajuatense se explayó:

“La tecnología no es la que toma las decisiones, no es la que conduce las democracias, no es la que se preocupa de la pobreza. La tecnología es un instrumento en manos de la gente, que nos permite, cuando la usamos para bien, más eficiencia y tomar mejores decisiones. Pero quien la usa para otro propósito, igual ventaja obtiene. Entonces, yo sí creo que se hace demasiada apología de la tecnología, y que se olvida que atrás de la tecnología hay personas, gente pensante o no pensante. Yo te diría que no somos capaces hoy en día de usar 10% de nuestro cerebro y aquí se viene a decir que la tecnología va a sustituir nuestro cerebro. Pues dejen primero usarlo completo.”

—Usted ha dicho que el gobierno mexicano no ha usado suficientemente bien estas herramientas para combatir la corrupción, por ejemplo. ¿Cuáles son sus ideas al respecto?

—Bueno, mira, ya se han dado algunos pasos, sin duda, pero a mí me parece que el mejor uso de la tecnología, hablando de las redes sociales, es usarla para educar. Porque antes de usar un instrumento tecnológico tiene que estar una persona que hará buen uso o mal uso de él. Así que yo creo que lo que fue todo el programa de tecnologías de la información en las escuelas (Enciclomedia) fue con ese propósito.

“Lo que está haciendo hoy el gobierno, de colocar computadoras en las secundarias, es eso. Porque necesitamos, primero, gente preparada, con conocimientos básicos para hacer buen uso de la tecnología; y, segundo, tenemos que terminar con la discriminación, por eso usaba yo el ejemplo de Venezuela, donde Hugo Chávez le da tortas y regalos a la gente, mientras prácticamente desaparece a toda la gente que está en la redes sociales o usando internet. El dictador es dictador, tenga aparatos de éstos o no los tenga. Entonces, siempre diré que es un asunto de personas lo que está detrás de la tecnología.”

—¿Cómo ve el uso de estos recursos en la próxima campaña electoral en México?

—Yo estoy sorprendido, y no soy ningún experto. Cada día se usan más, para bien y para mal. Y el que va a hacer trampa usa la tecnología para hacer trampa. El que quiere ganar en buena lid usa la tecnología para tener esa ventaja. Pero terminamos siempre igual: con la tecnología o sin ella, terminamos quejándonos de los procesos electorales; terminamos desacreditándolos, inclusive antes de que sucedan.

“Así que es comportamiento humano. Son los problemas que hay que evitar. Por eso, los valores de la ética, los valores de la moralidad, los valores de las buenas ideologías, los valores del buen ser son insustituibles...”

—Pero ¿inciden?

—Para el que las usa mejor, claro que inciden. El que se pone vivo y las usa bien, por supuesto que logra ventajas competitivas. Y, en ese sentido, en los procesos electorales sin duda ya son un elemento fundamental para operar campañas eficientes, sin duda.

“Antes teníamos Amigos de Fox, antes teníamos que ir puerta por puerta tocando, antes teníamos que mandar nuestros mensajes por call centers y otros medios. Ahora, el canijo Partido Verde, ya no lo soporto, todo el día jeringa llamándome por teléfono tres pinches veces al día. Eso es meterse con la privacidad de los ciudadanos. ¿Cómo le hacen? No sé, pero yo creo que eso está prohibido. Ahí sí la autoridad debería actuar. Yo no sé qué hace el IFE. Ahí el IFE no mete su cuchara. ¿Por qué no le exige un comportamiento al Verde Ecologista? Es fatal lo que está haciendo, cada vez lo estamos odiando más al Verde.”

—Y eso que fue su aliado...

—Por eso, la tecnología no la podemos pensar como sustituta del bien ser de una persona. La tecnología la están prostituyendo. Cuando yo hablé de 99 respuestas en contra mía lo digo porque tengo los pelos de la burra en la mano, porque cada partido político tiene entrenada a una cantidad de gente para que nomás salga alguien y le tundan. Pero además con groserías y malas palabras...

—¿Pero eso es organizado?

—Absolutamente. Y perdón por los medios de comunicación, pero lo mismo. El medio de comunicación tiene la libertad de elegir qué comentarios mete debajo de cada artículo (en internet). Nunca dejan al azar las opiniones (de los lectores), yo creo que eligen las que les convienen. Las primeras 25 opiniones no son en realidad de los primeros 25 que contestan. Tengo cierta sospecha, no lo tengo comprobado.

—¿Pero por qué esta posición suya de desconfiar de la tecnología cuando muchos consideran que es una buena herramienta para democratizar?

—No podemos hablar de la tecnología como un ser viviente. El uso de la tecnología es por las personas. ¿Qué pasa en nuestro país o en Venezuela? Que los pobres no usan ese instrumento, y los poderosos, ya sea en política o en dinero, son los que terminan comiéndose todo el pastel.

“No es un instrumento democrático, por más que se diga. Por más que esté a 200 pesos un celular, esa persona que lo compra para usarlo en un rancho no va a ser escuchada por nadie, no va a sumarse a nadie para hacer un movimiento grande, porque él está dedicado a sus problemas de pobreza y a comer.

“Entonces creo que tiene que haber un gigantesco esfuerzo de educar para el uso de la tecnología, y por eso hay que empezar en la escuela y en la casa, para que quien vaya a usar esta tecnología la use para buen provecho, de él y de su comunidad.”

Excélsior


"Ah como jeringa ese pinche partido del Niño Verde"