miércoles, 30 de noviembre de 2011

Vicente Fox ante el narco: "Ahi te la vas llevando..."

"¡Yo soy líder de líderes! ¡De líderes, no de la raza de mero abajo!", se autodefine, con énfasis, Javier Livas Cantú, el abogado regiomontano que hace diez meses recobró la militancia en el Partido Acción Nacional (PAN) tras 15 años de haber sido expulsado y que ahora irrumpe, en otra de sus audacias, para proponerse como candidato a la Presidencia de la República. "México está en la rayita, al borde de un barranco profundo y oscuro", alerta Livas, quien se proclama "el plan V" del PAN –verdad, valentía, valores, victoria– para un tercer periodo de gobierno de ese partido, pese a que, juzga, los de Vicente Fox y Felipe Calderón claudicaron en el objetivo de cambiar el sistema priísta.

Bronco, claridoso y desafiante, quien hace 18 años disputó a Diego Fernández de Cevallos la candidatura presidencial –a quien luego criticó por dejar de hacer campaña–, que se deslindó de Fox por incumplir el cambio y que en 2006 pidió a Calderón no aceptar la Presidencia por ser una "designación formalmente válida, pero percibida como ilegítima", Livas afirma: "¡Me da vergüenza el país que tenemos!"
Revela a Proceso que, inclusive, el propio Fox le confesó que fue omiso ante el crimen organizado por ser "un problema muy difícil" y por la corrupción de la Procuraduría General de la República (PGR), la Policía Federal, que entonces se llamaba PFP, y la DEA, la agencia antinarcóticos de Estados Unidos.
"Ahí te la vas llevando", le dijo coloquialmente Fox a Livas en una reunión celebrada hace un par de años, en el rancho San Cristóbal, en Guanajuato, en la que descalificó a Calderón: "Está haciendo muy mal en usar al Ejército así", censuró el ex presidente.
"Yo le dije: ¿Y tú qué (hiciste)? Y me dice Vicente: ‘No, mira, es un problema muy difícil. Le preguntas a la PGR dónde está el problema y te dicen que en la PFP, le preguntas a la PFP y te dice que la PGR está corrupta, le preguntas a la DEA y te dicen que las dos están corruptas, y le preguntas a éstos y te dicen que la DEA también está corrupta. Total, no sabes ya ni qué está pasando. Entonces –fíjate lo que me contestó–, ahí te la vas llevando, te la vas llevando.’ ¡Te la vas llevando!"
–¿Eso textualmente le dijo Fox?
–Así: "Te la vas llevando". O sea, todos acusan a los demás de corruptos y tú te la vas llevando.
–¿Y usted qué le respondió?
–Le dije: "Oye, ¿entonces no hay nadie en qué confiar? "No, te digo, todos acusan a todos los demás". Y ya no supe qué fregados. ¡Con razón se hizo el despiporre que se hizo!
Pero la indolencia de Fox no fue sólo en materia de seguridad, sino en todo, dice Livas, porque delegaba el gobierno en Ramón Muñoz Gutiérrez, el jefe de la Oficina de la Presidencia, actual senador. "Hizo confesiones de que cuando él se iba le encargaba a Ramón el changarro".
–¿Claudicó de su deber?
–Vicente llegó y fue impactado por el tamaño del monstruo que él estaba heredando y dijo: "Aquí me la voy llevando".

ARRIANDO VACAS

En entrevista con el reportero, la noche del miércoles 23, el abogado regiomontano de 65 años de edad revela otra estampa de Fox en el ejercicio del poder, cuando, con dos años en el gobierno, lo encontró en Los Pinos, tras reunirse con Rodolfo Elizondo, entonces vocero presidencial:
"¿Cómo te está yendo, Vicente?", le preguntó Livas. "¿Sabes qué gesto me hizo? Me hizo el gesto de vamos arriando vacas. ‘Ahí vamos’. Ese fue el gesto que me hizo. Fue incapaz de verbalizar una situación y me dijo: ‘Ahí vamos’, como arriando vacas."
–¿En qué sentido lo dijo?
–De resignación, de que no queda de otra, de seguirle aquí, darle para adelante. Entonces yo tengo la teoría de que Vicente se encontró un monstruo que lo rebasaba por mucho y que se la fue llevando a ver qué.
Aunque Livas no era militante del PAN, apoyó a Fox radicalmente y, tras el triunfo de éste, reabrió su despacho en Monterrey, hasta que en la toma de posesión, el 1 de diciembre de 2000, se dio cuenta de que el futuro no sería halagüeño.
"Se transformó y no hizo lo que creí que iba a hacer. ¿Sabes cuándo me di cuenta? El día que improvisó la protesta constitucional y pensé: ‘Esto ya valió madres’. Es un acto solemne y las palabras tienen que ser exactas."
Todavía, a la mitad del sexenio, Livas evoca otra reunión con Fox, gestionada con El Negro Elizondo, para decirle "que no estaba jalando su gobierno" y se ofreció a apoyarlo: "Oyó, nos dijo que no sabíamos lo que estaba pasando, que todo estaba magnífico y adiós, se acabó. Y se acabó."
Por eso el 2 de julio de 2005, cuando el PAN encabezado por Manuel Espino organizó un acto en el Ángel de la Independencia para conmemorar el quinto aniversario del triunfo, un grupo de promotores de Fox, algunos de ellos aún en el gobierno, publicaron un desplegado cuyo título era rotundo: "¿Hay algo que celebrar?"

Continuar leyendo en El Diario de Coahuila