lunes, 26 de agosto de 2013

¿Quién es realmente Vicente Fox?




¿Quién es Vicente Fox Quesada? Es el hombre que nació hace 71 años; que estudió en la Universidad Iberoamericana y tardó 35 años en titularse en Administración de Empresas. Es el ex gerente de la Coca Cola que entró a la política inspirado en el ex candidato del Partido Acción Nacional (PAN) a la presidencia, Manuel J. Clouthier, “Maquío”, y también porque estaba agobiado por sus problemas económicos.

Es el ex Diputado federal panista que se burló de las orejas del entonces Presidente Carlos Salinas de Gortari, y para imitarlas se puso unas boletas electorales a la altura de las suyas, que hacían alusión al fraude electoral con el que se supone ganó el priísta la elección de 1988.

Fox es el que le gritaba a su compañero de partido Carlos Medina Plascencia cuando este era Alcalde de León, Guanajuato y le manoteaba, según recuerda Ernesto Ruffo. Es el que en 1991 contendió a la gubernatura de Guanajuato y exigió se le reconociera su triunfo y obtuvo en respuesta la imposición de un mandatario estatal interino, Medina Plascencia.

Es el que ganó, por fin, la elección por la gubernatura en 1995 y de ahí, desde ese cargo público, construyó su candidatura a la Presidencia de la República. Es el que años después parecía irreconocible para algunos periodistas, que lo conocieron desde el fraude de Guanajuato, ranchero y barbón, y que no lo veían con tamaños ni preparación para contender por la presidencia. Es el mismo que impuso su candidatura al PAN.

El que se refería a los priistas como “víboras prietas y tepocatas”, a las que prometía aplastaría con sus botas vaqueras y sacaría de Los Pinos. Es el mismo que prometió que de llegar a la Presidencia todos los mexicanos tendrían su changarro y su vochito y que habría un crecimiento de 7% al año de la economía mexicana. Es el mismo que para descalificar al candidato del Partido Revolucionario Institucional (PRI) Francisco Labastida Ochoa lo llamó “chaparrito, mariquita y mandilón”.

Fox es el que ganó la elección presidencial el 2 de julio de 2000 y sí, sacó al PRI de los Pinos, el mero día de su cumpleaños. Es el que triunfó apoyado en una estructura financiera, Amigos de Fox, de dudosos métodos legales para reunir recursos. Es el mismo que el día de su toma de posesión acudió antes de recibir la banda presidencial a la Basílica de Guadalupe a dar gracias, y luego antes de tomar protesta como Presidente besó un crucifijo, sin pudor alguno aunque se fuera a convertir en el jefe de un Estado laico.

Es el que desde campaña y en la Presidencia prometió resolver el conflicto del levantamiento armado del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) en 15 minutos y no resolvió nada. Es el mismo que entre sus primeras medidas luego de tomar posesión como titular del Ejecutivo ordenó comprar toallas con valor de cuatro mil pesos.

Es el mismo que se casó en 2001 con su ex coordinadora de agenda durante su campaña presidencial, Marta Sahagún, y que en octubre de ese año visitó al Papa Juan Pablo II mientras ella esperaba en otro salón, por disposición papal ya que Sahagún era una mujer divorciada. Fue la visita donde Fox como Presidente de México se postró ante el líder católico y le besó su anillo. Es el mismo sobre quien se rumoraba tenía episodios depresivos y para combatirlos tomaba Prozac. Es también quien le abrió la puerta de Los Pinos a la lideresa del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), Elba Esther Gordillo, hoy apresada por lavado de dinero, a cambio de que ella como coordinadora de los diputados federales priístas le ayudara a cabildear su reforma fiscal que acabó en el bote de la basura, y cuyo liderazgo entonces iba en declive pero a quien el guanajuatense dio oxígeno.

El mismo que dejó de regañar y deponer a los gobernadores, que de entonces a la fecha se han convertido en virreyes de sus estados. Se trata de la misma persona que dijo que junto con Marta Sahagún formaban la pareja presidencial aunque a ella nadie la hubiera elegido.

Se trata del mismo que alentó las aspiraciones presidenciales de su esposa y que en contraparte buscó torpedear la candidatura del tabasqueño Andrés Manuel López Obrador. Se trata del mismo que regañó a su Secretario de Energía, Felipe Calderón, por usar su cargo para hacerse promoción con miras a buscar la Presidencia, aunque él haya hecho lo mismo desde su gobierno de Guanajuato. Es la misma persona en cuya administración escapó de la cárcel el mayor narcotraficante mexicano de todos los tiempos, Joaquín “El Chapo” Guzmán, y quien desde entonces no ha sido reapresado.

Para continuar leyendo el artículo original hagan CLICK 



En síntesis es un pendejo hocicón y ladino que fue como el burro que tocó la flauta...