miércoles, 16 de julio de 2008

Desdeña Fox denuncias

Mariana Nieto López
A.M.


El ex presidente Vicente Fox Quesada, mostró indiferencia ante las denuncias penales que diputados federales interpusieron ante la PGR.

“Yo no pierdo mi tiempo en esas cosas”, dijo cuando los reporteros le preguntaron por las denuncias.

Al salir de la misa dominical en el templo de La Purísima, en San Cristóbal, Fox desdeñó las acusaciones en su contra.

“Cero declaraciones. Como siempre, ya ven qué feliz soy últimamente no declarando nada”.

El pasado 9 de julio, el diputado perredista Juan Guerra Ochoa, integrante de comisión especial de la Cámara de Diputados, presentó una denuncia ante la PGR para que se investigue por presunto enriquecimiento inexplicable al ex Presidente, a su esposa Marta Sahagún y a los hijos de ella, Manuel y Jorge Alberto Bribiesca Sahagún.

En tanto, el 16 de junio el senador del PRD, Salomón Jara Cruz, acusó al ex Presidente y al Gobernador de Oaxaca por los presuntos delitos de genocidio y desaparición forzada de personas durante el conflicto social del año 2006.

Como prueba de la acusación contra Fox y su esposa, se presentaron a la PGR las declaraciones patrimoniales del ex Presidente y los registros de sus propiedades.



Si, se nota...

Y del blog El León de cobre nos llega esta imagen. Gracias por la recomendación.

Habitantes de Boca del Río se avergüenzan del Bulevar Fox

Verenice Sanchéz
La Crónica de Hoy


De sotavento a barlovento corren los comentarios de los boquenses que nada quieren saber del sexenio pasado. Menos de la estatua del guanajuatense que echó al PRI de Los Pinos en la elección federal del año 2000. “A nadie le gusta decir el Bulevar Vicente Fox. Nos da vergüenza; preferimos decir el nuevo bulevar”, comenta Raúl, un boquense que pasa cerca del sitio donde se alza la estatura del ex presidente. El desdén hacia la que en su momento fuera la figura central de la imaginada transición, es evidente. A menos de nueve meses de haber sido develada, la estatua de Vicente Fox Quesada en una glorieta de esta localidad —gobernada por el PAN— del estado de Veracruz, luce deteriorada y sucia, abandonada a su suerte. En un recorrido de la reportera de Crónica por este sitio, se constató que la construcción está maltratada. “Aquí nadie la cuida, nadie quería esa estatua. Nada más que ahora no la podemos tumbar porque nos vamos a la cárcel”, dijo Pedro, habitante del municipio veracruzano. La advertencia de prisión data justamente de aquel día previo a la ceremonia oficial en la que se develaría la estatua, el 13 de octubre del año pasado, cuando unas 80 personas, entre ellas simpatizantes y militantes del PRI, PRD, PT y Convergencia, derribaron la figura del ex mandatario
La acción fue encabezada por varios diputados federales, entre ellos Adolfo Mota, que amarraron el monumento del ex presidente con una cuerda y la jalaron hasta derribarla. Días después fue reparada. Le soldaron la mano que se le quebró con la caída. Reforzada y develada, pese al desacuerdo de la mayoría de la población boquense e incluso del gobernador de Veracruz, el priista Fidel Herrera, fue levantada y develada en una ceremonia que sonó a desagravio, pero acompañada de la amenaza de que todo aquel que ose atentar contra la efigie, será sancionado pecuniaria y corporalmente, es decir, se irá a la cárcel. Pero, lo cierto es que al margen de esa advertencia, a nadie le interesa hablar del ex mandatario. Y se evidencia ese rechazo como insiste Raúl: “A nadie le gusta decir el bulevar Vicente Fox, nos da vergüenza, preferimos decir el nuevo bulevar”.