miércoles, 24 de octubre de 2007

REMODELACIÓN DE LOS PINOS, PRIMERA OBRA PÚBLICA DEL SEXENIO FOX, CAUSÓ DAÑO AL ERARIO POR CONTRATOS FUERA DE LA LEY, SEGÚN AUDITORÍA

Una auditoría especial ordenada por la extinta Secretaría de la Contraloría, cuyo reporte final estaba inédito, señala que la remodelación de la residencia oficial de Los Pinos, que fue la primera obra pública del sexenio foxista, tuvo visos fraudulentos y ocasionó daño patrimonial al erario. La documentación que obtuvo EL UNIVERSAL contiene la evidencia de que los funcionarios que ordenaron los trabajos no estaban legalmente facultados para hacerlo y que el proveedor seleccionado tampoco podía técnica ni financieramente afrontar ese compromiso. El despacho de Humberto Artigas y asociados fue escogido por recomendación de José Fox Quesada, hermano del entonces presidente de la República, para realizar esta tarea. Esta empresa firmó cuatro contratos, por lo que facturó 61 millones 895 mil 898 pesos, según la documentación contenida en la auditoría. “Dichos contratos se adjudicaron directamente… sin la debida justificación y fundamentación, de acuerdo a la Ley de Obras Públicas, ya que el argumento esgrimido, de confidencialidad y seguridad nacional, se desvirtuó”, señala la cédula de observaciones, explica EL UNIVERSAL. A partir de ese momento, los errores y omisiones se acumularon, como el hecho de que los funcionarios administrativos de la Presidencia hubieran pagado a Artigas del Olmo 10 millones de pesos antes de que los contratos estuvieran firmados y las obras concluidas.