sábado, 27 de octubre de 2007

Hackearon la página del Centro Fox

Tacho
QRR/Milenio

La lengua del ex presichente sigue desatada. Parecía que el marido de Martita iba a tomar un merecido descanso después de su gira 2007, del comodatogate y del escándalo del Jeep rojo. Sin embargo, fiel a su naturaleza chachalaquiana, ahora Fox se tomó la molestia de dirigir sus baterías contra Manlio Fabio; lo acusó de narco. Beltrones no se quedó callado y no baja a Fox de mentiroso, loco y corrupto. Sospechamos que los hackers del legislador le echaron montón al sitio del Centro Fox. Aquí están las pruebas



Y TÚ, ¿LE CREES A LOS FOX?

Francisco Rodríguez
Indice Político

CAMBIO DE FORMATO y de objetivo. La página electrónica del aún inexistente Centro Fox acaba de mudar su presentación y propósitos. Ya no tiene como fin el sólo dar cuenta de sus futuras actividades académicas, museográficas y librescas. Ya no nada más avisa cada que se coloca un nuevo tabique o cada ocasión que un alarife grita "más mezcla, maistro".

Sobre el fondo azul panista, ahora contiene una sección denominada "La Verdad Vs. La Mentira", que se suma a la recién añadida "Transparencia".

Es en estos dos capítulos electrónicos que Vicente Fox y Marta Sahagún pretenden "lavar" y "reconstruir" la sucia y deteriorada imagen que, como asquerosos corruptotes, todos los mexicanos tenemos de ellos. Ellos retratados junto a niños. Frente al Vaticano. Símbolos de pureza y moralidad.

Su palabra contra la de muchas de sus víctimas de extorsión. Su dicho contra evidencias documentales.

Comienzan con el ahora mundialmente conocido jeep rojo, de cuyos orígenes leyó usted aquí hace ya casi cuatro años. Dicen que es mentira que lo haya regalado el empresario Miguel Moreno. Y en "su" verdad la ex presidencial pareja arguye: "Se imputa la propiedad de un Jeep Wrangler Rojo al Lic. Vicente Fox. La propiedad de dicho vehículo corresponde al señor Gonzalo Bustamante, lo que se acredita con la factura que ha sido proporcionada en copia simple por su dueño, quien lo cedió, en calidad de "préstamo" al Lic. Fox para su uso personal."

Yo también tengo copia simple de ese documento. Es más. La tengo desde mucho antes de que los Fox la requiriesen de Bustamante. A mí me la proporcionó el señor Moreno cual prueba documental que apuntalara mi trabajo del 3 de febrero de 2004, cuando di a conocer aquí cómo fue que Marta Sahagún le "sugirió" tal "regalo" al empresario.

Lo que no muestran, porque no lo tienen, es el cheque con el que Bustamante, en su versión, habría pagado el vehículo. No lo tienen porque el cheque lo expidió Moreno.

En la nueva presentación de la página centrofox.org.mx, los Fox "revelan" que el vehículo Jaguar de color blanco ónix que maneja pero no usa la media naranja de "Martita", fue adquirida por esta el 2 de diciembre del año anterior, apenas un día después de haber salido de Los Pinos. Que dio de enganche el 35% del valor total del vehículo, 873 mil 108 pesos, y que el resto lo está pagando en 36 abonos chiquitos de 21 pesos mensuales. Ello para intentar y sólo intentar echar abajo la información dada a conocer por la colega Marcela Gómez Zalce: el auto se lo regalaron a Marta los funcionarios de la empresa Ford Motor Co., por algún favor recibido durante la instalación de la planta armadora de esta empresa en Hermosillo. A menos que haya habido otros "regalos", Marta les salió barata, ¿no cree usted?

Y luego a desmentir al Reporte Índigo. Uno, dos, tres desmentidos. Con palabras. Con verdades a medias. Con papeles que, como la factura del Jaguar, pueden ser apócrifos y de reciente elaboración.

Mentiras a medias. Verdades a modo.

Y tú, ¿les crees a los Fox? O de plano, como a aquél otro, ¿ya los perdimos? ¿Ya no tienen remedio?

Fox es un enfermo mental

Yvonne Reyes Campos
Rumbo de México

“El ex presidente Vicente Fox es un enfermo mental y muestra de ello es que no se ubica en la realidad y que hace declaraciones contradictorias”, afirmó el diputado del Partido de la Revolución Democrática (PRD), Pablo Trejo Pérez.


Manifestó que ante las claras evidencias de los abusos que cometió en su administración, sólo una persona enferma como Fox puede declararse inocente.

Otro síntoma de que está mal de sus facultades mentales es que el guanajuatense quiere que lo sigan llamando presidente, indicó el legislador del partido del sol azteca, quien dijo que su ambición y la de su esposa, Marta Sahagún, le ganaron a sus principios.


El también secretario de la Comisión de Vigilancia de la Auditoría Superior de la Federación dijo desconocer el grado de la enfermedad que padece el ex mandatario como para autonombrarse presidente, “pero todo indica que sus facultades mentales no son las de una persona normal”.

Manifestó que dentro de las incongruencias del ex mandatario es que asegura que el rancho San Cristóbal no es de su propiedad, cuando los documentos demuestran lo contrario; lo mismo sucede con la posesión del jeep rojo, que no ha podido demostrar que él lo compró.


El diputado perredista indicó que su culpabilidad y su conciencia lo están delatando. “En el fondo sabe que su ambición y la de su esposa Marta Sahagún le ganaron a sus principios y aunque en sus inicios no pretendía robarse nada, terminó por ceder a los encantos del poder y de los lujos como el Jaguar que posee su esposa por valor de casi un millón de pesos.

Consideró que un elemento contundente que hace sospechar de su inestabilidad emocional, es atreverse a decir que “siempre ha trabajado con absoluta honestidad y con profundo amor a mi país”, cuando hay evidencias de todas las irregularidades que se cometieron en su administración como la biblioteca Vasconcelos.

Fox, fuera de control

Aurelio Ramos
La Crónica de Hoy

“¡Pobre estúpido!”

El diagnóstico puede parecer exagerado, pero a la luz de las evidencias mostradas lo mismo desde el virtual anonimato de una página de internet, que en declaraciones a la salida de misa en el rancho San Cristóbal o en coléricos arrebatos en un estudio de televisión en Los Ángeles, es claro que el ex presidente Vicente Fox ha perdido por entero la cordura.
Su situación no parece tratarse, sin embargo, de una maniobra de astutos abogados para hacerlo aparecer como inimputable y trocarle la cárcel por un hospital psiquiátrico —el gobierno de Felipe Calderón carece de voluntad de hacer justicia en la persona del ex mandatario—, sino de un real problema de salud mental.
Si en el terreno político a Fox se le acusa de corrupción, enriquecimiento ilícito, prevaricación, tráfico de influencias, omisiones en el ejercicio de sus funciones y todo el catálogo de delitos contenidos en la Ley de Responsabilidades de Servidores Públicos, en el campo de la personalidad su conducta también ha sido materia de exhaustivos estudios mediante los cuales le han sido diagnosticados síntomas propios de una mente desequilibrada.
Es indispensable ser psicoanalista para determinar si el ex Jefe de la Nación presenta actitudes de esquizoide, narcisismo, megalomanía u otros delirios, pero el puro sentido común lleva a concluir que no es de una mente en sus cabales hacer el oso que él hizo a la vista de todo el planeta en Telemundo, cuando llamó “vulgar” y “¡pobre estúpido!” al periodista Rubén González Luengas, furioso porque éste le formuló preguntas pertinentes pero incómodas sobre su riqueza presumiblemente mal habida y el aparente empleo de testaferros para disimularla.
Tampoco es propio de una mente sana el reaccionar con la furia irracional que demostró mediante un comunicado del Centro Fox, vía internet, al quedar por fin integrada la comisión de diputados que se encargará de investigar el incremento de su patrimonio y las funciones de coyota que, a decir del diputado Juan Guerra, la señora Marta Sahagún desempeñó durante todo el gobierno del cambio.
“Quienes están detrás de todo esto tiran la piedra y esconden la mano; añaden mentira tras mentira cada día, les pregunto: ¿qué intereses ocultos persiguen?, ¿Quiénes les pagan y para qué propósito?”, expresó entre otras cosas el ex mandatario, refiriéndose a la comisión de legisladores cuyo resultado —-por otra parte— es previsible que será absolutamente inocuo.
No podrá desembocar en nada útil para el país un grupo de trabajo del cual forma parte, en cínico conflicto de intereses y con el descarado propósito de boicotear acuerdos, el hijo de quien fue consejero jurídico de la Presidencia de Vicente Fox, Juan de Dios Castro Lozano, el actual diputado panista Juan de Dios Castro Muñoz. Menos aún si dicho grupo ha sido conformado a contracorriente de un gobierno que sencillamente no tiene voluntad de actuar contra el ex gobernante.
Que Fox Quesada perdió la brújula de la razón también lo demuestra su virulenta reacción en contra del senador Manlio Fabio Beltrones, luego de que éste acusó a la familia de la señora Sahagún —en especial a sus vástagos Manuel y Jorge Bribiesca— de ser corresponsables, vía sus negocios de dudosa legalidad, de la tragedia que dejó 19 muertos en la plataforma Usumacinta, de Pemex. Que Beltrones atienda el récord de acusaciones por narcotráfico que le hace la DEA, dijo en la total desesperación el guanajuatense.

LEER LA NOTA COMPLETA


Fox solapa a su familia corrupta, acusa Beltrones

Entrevista • Manlio Fabio Beltrones. Senador del PRI

El ex presidente Vicente Fox reavivó una vieja acusación de narcotráfico para “tender una cortina de humo” y tapar las irregularidades en que ha incurrido su “corrupta familia”, asegura el senador priista Manlio Fabio Beltrones, quien descarta proceder jurídicamente contra el “bocón” guanajuatense porque no necesita una denuncia, sino un siquiatra.

Estoy viendo la primera ofensiva de un ex presidente contra un senador.

El señor Fox, en su desesperada acción por tratar de encubrir lo evidente, que son los actos de corrupción manifiestos y conocidos por todos y que ponen en duda la honestidad de él y de su familia, trata de tender una cortina de humo para ver si con este semiescándalo tapa su verdadero escándalo; pero no será así, pierde el tiempo, porque no va a ser con calumnias como evada responsabilidades.

“Si está utilizando su portal para tratar de defender lo que fueron sus privilegios y justificar los actos de corrupción de su familia, ¿habrá pensado siquiera en emitir una declaración de condolencia para los muertos en Campeche?, porque empresas están haciendo sus servicios para Pemex, pero no con la debida calidad.

“Oceanografía vive del influyentismo de la familia de Sahagún, que toleró el señor Fox; ya había perdido la vida una persona, pero también tenemos una serie de denuncias sobre el maltrato que sufren los empleados, hubo motines a bordo de sus embarcaciones, porque no les daban agua y comida suficiente, y eso es lo que el señor Fox quiere tapar con una calumnia. El Senado y la Cámara de Diputados no van a detener la investigación de todas estas irregularidades y abusos”.
Ahora, son dos pistas que en realidad es una. Porque no puedo entender esta declaración del ex presidente Fox sin la denuncia que haces tú relacionando a los hijos de Marta Sahagún con el accidente en Campeche.

Yo lo que hago es subir el tono hacia el Senado de lo que ya existe, es evidente y se maneja públicamente: estos abusos y el influyentismo, se llaman así, pero coloquialmente se conoce como “coyotes” de la familia del señor Fox, que por seis años estuvieron haciendo de las suyas. ¿Quién no ha leído en todos los medios lo que se conoce ya públicamente como el “guante” que estaban cobrando los familiares del señor Fox a ciertas empresas en Pemex para poder trabajar en ese lugar?

El Presidente (Calderón) pide una investigación a fondo después de escuchar las versiones de los heridos, de cómo se abrieron las escotillas, cómo se reventaron las mandarinas; estas anormalidades costaron ya 22 vidas, un tercio de las personas que iban en las mandarinas murió. Entonces, ¿dónde estaba la seguridad?

No había. Las mandarinas no resistieron la mínima prueba y costaron vidas, y no podemos darle vuelta a la página. Confío en que la indignación del Presidente nos lleve a buen puerto y que no se quede sin castigo, porque el señor Fox no puede andar tan orondo con su libro “de la esperanza” sin darnos explicaciones de la desesperación en la que viven muchos mexicanos.
Él hace una denuncia: “Beltrones tiene un expediente abierto en la DEA”.

No me parece una denuncia, me parece una calumnia. Es tratar de reeditar una calumnia que desde hace diez años las mismas autoridades mexicanas declararon que cumple en exceso con la difamación y la calumnia. El señor utiliza esas referencias para tratar de eludir sus responsabilidades. Pero si fuese cierto lo que dice el señor Fox, ¿por qué siendo Presidente no actuó?
¿Te reservas acción contra Fox?

Yo voy a recomendarle un buen siquiatra, porque lo necesita. Es un mentiroso que no halla cómo tapar su Jeep rojo diciendo mentiras.
Me dicen que Perforadora Central nada tiene que ver con Oceanografía, pero de ésta sí se rumora que tiene que ver con los hijos de Marta Sahagún.

Esta Perforadora Central, que es la que tiene esta plataforma de donde dependían las mandarinas, que puede ser alguna otra compañía, tendrá que ser investigada a fondo y también llamada a cuentas como Oceanografía.

También hay un expediente abierto por un asunto administrativo relacionado con el Bancomext.

Son muchas irregularidades. Ahora, me parece innecesario proceder jurídicamente contra un bocón que encubre. Su sexenio además de un desastre fue de corruptos.


Joaquín López-Dóriga

Exige Felipe González pruebas contra VFQ

Victor Mayen
Rumbo de México

Ex colaboradores cercanos a Vicente Fox, hoy senadores del PAN, exigieron al presidente de la Junta de Coordinación Política y coordinador del PRI en el Senado, Manlio Fabio Beltrones, pruebe y no sólo especule que Marta Sahagún y sus hijos, Jorge y Manuel Bribiesca, están involucrados directamente con lo sucedido en la Sonda de Campeche. Lamentaron que Beltrones confundiera una tragedia con una venganza política.

Felipe González González, a quien Vicente Fox hizo en su sexenio subsecretario de Gobierno de la Segob, declaró que el dicho de Beltrones Rivera tiene que sustentarlo con pruebas, demostrar que Marta Sahagún y sus hijos fueron también responsables del deceso de 21 trabajadores de Pemex.

“En este momento lo importante es ver si él tiene pruebas de que alguna empresa por su culpa permitió que alguien perdiera la vida o cometió alguna acción que ocasionó esta tragedia”.

González González advirtió que los políticos, en este caso los senadores, deben estar más preocupados por ver qué fue lo que ocasionó la tragedia, que sacar raja política de ésta para saciar una venganza personal.

“Apoyarse en la tragedia y la desgracia ahorita de unas familias, para volver esto un asunto político o de venganza por cosas del pasado, me parece que es muy deplorable esto”, señaló el panista.

Conminó al senador Beltrones a que si tiene pruebas de la participación de la ex primera dama y sus hijos en este desastre, presente las denuncias correspondientes para que se deslinden las responsabilidades correspondientes.

Un lamebotas defendiendo lo indefendible....

Y el pleito argüendero fue de primeras planas...






Y la foto de la sexy Ana de la Reguera sirvió para contrarrestar tan asquerosa nota...