miércoles, 29 de octubre de 2008

Humor involuntario

Templo Mayor
Reforma

ANTE la aprobación de la reforma petrolera, Vicente Fox hizo lo que mejor sabe hacer: tropezarse con su propia lengua.

APENAS el lunes, el ex Presidente había calificado como "pírrica" la reforma palomeada por los senadores, lo que le acarreó una ola de críticas incluso de los propios panistas.

Y AYER cuando los diputados todavía no terminaban de aprobar los siete dictámenes, Fox emitió una postura oficial saludando la reforma como "un avance trascendental", "un muy valioso e importante paso hacia adelante", "un triunfo de la democracia".

ES BUENO SABER que aun en los momentos más difíciles, siempre podremos contar con el humorismo blanco con botas.