sábado, 23 de mayo de 2009

Historias de Fox y Marta...censuradas.


En su libro La corrupción azul, editado por Random House Mondadori, Daniel Lizárraga, reportero de Proceso, cuenta cómo su investigación sobre el fideicomiso privado de Vicente Fox fue censurada por órdenes de la presidencia de la república y cómo, por la misma razón, el trabajo reporteril de dos de sus compañeras, que exhibía las corruptelas de Fox y Marta, no fue publicado. A continuación un extracto del capítulo Historias censuradas, tomado del libro de Lizárraga que ya se encuentra en circulación.

Todo comenzó con una llamada, el teléfono sonó tres ocasiones sobre el escritorio hasta que tomé el auricular. Al otro lado de la línea estaba mi jefe.

—¿Puedes venir un momento? —preguntó.

Antes de que pudiera pensar en otra cosa o decir sí, ya había colgado. Cuando caminaba rumbo a su oficina pensando cómo poner el punto final a la investigación que veníamos desarrollan­do desde hacía ocho meses, lo encontré parado junto al elevador con las manos en los bolsillos, el cabello alborotado.

—Vamos a platicar afuera —dijo.

Usualmente nos apresuraba de otra manera, no en la calle. Algo no andaba bien.

A Ignacio Rodríguez Reyna lo había conocido en la redac­ción de Reforma. Él formaba parte del equipo de investigación que logró posicionar en poco tiempo a este diario, luego dirigió El Universal algunos meses y ahora era el director de La Revis­ta, un semanario encartado en este último diario en el cual un grupo de reporteros trataba de contar historias, rompiendo con el acartonamiento del periodismo mexicano. El semanario había cumplido dos años y, aunque estaba en números rojos, el equipo seguía trabajando, entusiasmado también por las puertas que iban abriendo mediante la Ley Federal de Transparencia.

—Me hablaron de la dirección del periódico, no quieren que salga tu texto —me soltó como una ráfaga, tratando de sostener­me la mirada.

—¿Qué pasó? —le pregunté aún azorado.

—No se puede tocar a Fox ni a Marta, al menos por el mo­mento, ésa fue la instrucción —reviró. Parecía como si la ­espalda se le hubiera estrechado y algo por dentro lo carcomiera.

—¿Quién te habló? —insistí aún sin poder creer lo que escu­chaba.

—Nacho Ayala, el particular del director —respondió.

El proyecto hacía agua.

Hacía un par de horas, en esa tarde del 28 de julio de 2005, que el teléfono instalado sobre el escritorio de Nacho también repi­queteó al entrar una llamada de Ignacio Ayala, el secretario par­ticular del dueño de El Universal, Juan Francisco Ealy Ortiz.

—Oye, te recuerdo que hay una instrucción de actuar con toda responsabilidad en lo que pretendes publicar esta semana —le advirtió.

—Sí, efectivamente, lo estamos haciendo con toda responsa­bilidad. Por eso estamos buscando una versión de la Presidencia. El director ya está enterado de esto —contestó Nacho.

—Pues yo no sé… pero ese trabajo no se publica…

—¿Es una instrucción tuya o de la dirección del periódico?

—Ya te dije… ese trabajo no se publica…

—Quiero hablar con el director…

—No está disponible.

Ayala colgó. Nacho se quedó pensando qué hacer, hundido en su silla tratando de digerir lo que estaba pasando por segunda ocasión consecutiva. Hacía menos de un mes que Ealy le solicitó no difundir otra investigación, ésta elaborada por Rodolfo Mon­tes sobre la entrega de permisos para casinos y juegos de azar a nombre de Olegario Vázquez Raña, uno de los empresarios más cercanos a la pareja presidencial.

Esa vez, Ealy le pidió a Nacho un favor especial: Olegario era su amigo, no podía hacer la vileza de publicar algo así, sobre todo cuando hace unos días le había organizado una fiesta de cum­pleaños con más de 70 invitados.

A Nacho le vino esta historia a la cabeza. Cuando lo de Ole­gario, junto con el subdirector de La Revista, Pascal Beltrán del Río, acordaron aguantar. Si se trataba de su amigo, quizás era comprensible. Ambos sabían cómo era el dueño de El Universal y el proyecto valía la pena.

Los reporteros también soportaron el peso de una decisión así. Y, aunque los datos fueron filtrados a La Jornada, no hubo represalias.

Julio Scherer García, fundador de Proceso, maestro para gene­raciones de periodistas surgidos de las universidades, quien pade­ció la embestida del ex presidente Luis Echeverría en su contra cuando era director de Excélsior, piensa que la única autocensura posible es cuando está de por medio la familia.

Alguna vez, platicando con Gabriel García Márquez, me dijo: nada contra la sangre, Julio; si lo haces te pudres. Pero cuando se trata de amistades es otra cosa. Como el amor, la amistad es libre. Cuando condicionas, tu amistad se fractura. Si como Ealy antepones la amis­tad a un reportaje, vas a estropearlo todo; tu amistad y tu trabajo.

Una semana antes de que recibiera la punzante llamada para detener la portada de La Revista, Nacho había tenido una reunión con Ealy para explicarle que publicaríamos un reportaje sobre los gastos de Fox como presidente electo.

No se trataba de alguna filtración —le explicó entonces—, en la redacción se contaba con los documentos oficiales obteni­dos de Hacienda mediante la Ley Federal de Transparencia. No había duda de su autenticidad. Ahí residía la solidez de la inves­tigación.

Nacho le detalló que, por lo mismo, era un asunto delicado por la forma en que el gobierno de Zedillo le había, literalmen­te, regalado dinero a Fox. Por eso hablaría con el vocero de Los Pinos, Rubén Aguilar, para que explicaran lo que ellos creyeran conveniente.

El director no se opuso: "Hágalo usted con cuidado", le res­pondió. Nacho había sido director interino del diario durante ocho meses, antes de lanzar el proyecto de La Revista. Se cono­cían bien.

El Universal —el segundo diario más antiguo en la ciudad de México— fue uno de los impulsores de la Ley Federal de Trans­parencia. En su salón Palaviccini, el que reservan siempre para los actos importantes, se reunía frecuentemente un grupo de acadé­micos, investigadores y periodistas conformado por Jorge Islas, ex abogado general de la unam; Juan Francisco Escobedo, otrora director de la maestría de comunicación en la Universidad Ibero­americana; Salvador Nava, profesor en la Universidad Anáhuac y ahora magistrado electoral; Ernesto Villanueva, especialista sobre transparencia con experiencia internacional; Genaro Villamil, periodista especializado en medios de comunicación enviado por La Jornada; Miguel Treviño, directivo del Grupo Reforma, y Luis Javier Solana, quien era el hombre designado por el anfitrión.

Ahí, en el segundo piso del edificio ubicado sobre avenida Bucareli número 8, discutieron la forma en que presentarían una propuesta de ley buscando que se aprobara, pronto, en la Cáma­ra de Diputados. México, por vez primera en su historia, se per­filaba para contar con un sistema que obligaría a los funcionarios a rendir cuentas y, desde luego, El Universal podría reclamar la paternidad en cualquier foro, como siempre lo hizo.

Nacho creyó que Ealy había comprendido la importancia de que el periódico publicara este tipo de investigaciones de largo aliento como lo hacen otros diarios del mundo en cuyos países las leyes de acceso a la información datan de hace décadas. En Estados Unidos su Freedom Information Act —la foia, como se le conoce popularmente— se creó desde 1963.

El director de La Revista salió tranquilo de la oficina de Ealy, pensando que sólo faltaba buscar al vocero presidencial, Rubén Aguilar, aunque difícilmente podrían decir algo que derrumba­ra la investigación sin enredarse en sus propios hilos, como ya lo habían hecho al tratar de ocultar los gastos.

Como siempre lo hacía, Nacho caminó de Bucareli 8 hasta el vetusto edifico localizado en la esquina que forman la avenida Juárez y la misma Bucareli. En el tercer piso estaba la redacción de La Revista; el inmueble siempre estaba sitiado por un tráfi­co atroz, camiones hediondos cargados de cerdos que pasaban a cualquier hora del día atravesando el corazón del primer cuadro de la ciudad, una joven indigente permanentemente alcoholizada tumbada a la entrada y una amable señora vendedora de Lotería.

Con los zapatos cubiertos de una fina capa de polvo ya estába­mos atrapados por obras de reconstrucción en el Centro Histórico; Nacho entró a su oficina y tomó el auricular para comunicarse con el vocero de Los Pinos, Rubén Aguilar. Le pidió una entre­vista con alguien cercano al presidente o quizá una versión por escrito, como ellos lo prefirieran. Estaban en su derecho.

Rubén Aguilar escuchó decir al director de La Revista que teníamos copias de los depósitos hechos a una cuenta privada del presidente y un archivo amplio sobre quiénes y cómo habrían cobrado un sueldo ante Hacienda violando reglamentos internos del gobierno.

El encargado de manejar la comunicación en Los Pinos, un ex militante de la izquierda en la década de los setenta que se había convertido en personaje público a fuerza de conferencias de prensa diarias y parodiado en televisión por traducir "lo que el presidente había querido decir", respondió que, sobre el tema de la transición, no tenía información, así que platicaría del asun­to con Ramón Muñoz, jefe de la Oficina de Innovación Guber­namental.

Por ese entonces, en junio de 2005, Manuel Bribiesca Saha­gún, el hijo mayor de Marta Sahagún, ya había demandado a la periodista Olga Wornat y a la editorial Random House Monda­dori por daño moral. En el libro Crónicas malditas se describió su presunta riqueza inexplicable amasada mediante un abierto trá­fico de influencias. Según esta investigación, los muchachos se habrían hecho millonarios en dos años mediante jugosos contra­tos para obras públicas. La primera dama también había deman­dado a Proceso.

Pasó una semana y Rubén Aguilar no respondió. Nacho dio instrucciones: se prepararía un párrafo especificando que en la Presidencia no se aceptó una entrevista y que habíamos esperado una versión oficial hasta el momento de cerrar la edición. Mien­tras tanto, el subdirector Pascal Beltrán haría contacto de nuevo con Rubén Aguilar para saber qué estaba pasando.

Marcela Rivas, directora de diseño, mostraba a Nacho tres proyectos de portada, como siempre lo hacía. Entre ella, Pas­cal, Óscar Camacho —jefe de información— y Hugo Martínez —coordinador de edición— seleccionaron una en la cual el ros­tro de Vicente Fox estaba dentro de un billete. Uno de los boce­tos tenía los mismos colores que un billete de 100 pesos —una mezcla de colores ladrillo y blanco—. Nacho dijo que no, que eso podría traer problemas legales. No quería dar un solo moti­vo de queja dentro del periódico. La frase: "El fideicomiso pri­vado de Vicente Fox". Dejó el encabezado y pidió que se pusiera de fondo un color verde, similar al de los dólares.

Junto con éste, en esta investigación se publicaría un resu­men de uno de los capítulos del libro La familia presidencial bajo sospecha de corrupción. Las autoras, Anabel Hernández —reporte­ra de La Revista— y Arelí Quintero —quien entonces trabajaba para Diario Monitor—, expusieron ahí el resultado de una inves­tigación sobre la repentina forma en que Fox y Marta habían transformado el rancho La Estancia, en San Francisco del Rin­cón, Guanajuato, en un paradisiaco sitio para su retiro. Todo estaba casi listo.

En la primera investigación se dejaba abierta la pregunta: "¿Qué le hicieron al dinero depositado en el fideicomiso privado de Vicente Fox?", ya que Hacienda se había negado rotundamen­te a entregar esos archivos. En el capítulo del libro se dejó al aire la incógnita sobre cómo los Fox habrían financiado la remode­lación de un rancho que medía la mitad de las hectáreas con las que cuenta el Bosque de Chapultepec.

Cuando Pascal Beltrán hizo contacto con el vocero de Los Pinos, la caravana presidencial se hallaba de gira por Tlaxcala. Por teléfono, el subdirector preguntó si habría versión oficial. Rubén Aguilar dijo que aún no sabía y que, en cuanto hubiera algo, se comunicaría a La Revista.

Nunca llamó.

Faltaba un año para la elección presidencial. Vicente Fox y Marta Sahagún tenían como prioridad en ese momento sacar avante la precampaña del secretario de Gobernación, Santia­go Creel, y detener al perredista Andrés Manuel López Obra­dor. "¡Nunca más gobiernos deshonestos, nunca más gobiernos corruptos!", arengó él desde una templete. "No van a llegar, no van a llegar", respondió Marta ante la súplica de una mujer que le solicitaba impedir que llegaran al poder los mismos de siempre.

La división del trabajo se cumplía una vez más en esa gira. Mientras ella se comprometía a enviar computadoras la semana próxima o a tramitar una ambulancia para Apizaco, Fox utiliza­ba una grabadora de bolsillo para no olvidar al proyecto carrete­ro Tlaxcala-Calpulalpan-Apizaco, y hacerlo de cuatro carriles, con un costo de 790 millones de pesos.

Nacho Rodríguez Reyna cree que Rubén Aguilar pudo comunicarse con el director de El Universal, Roberto Rock, o directamente con Ealy Ortiz, para impedir que la investigación se publicara. "Por supuesto que Nacho Ayala no habló a nom­bre propio, ni pudo ser una ocurrencia", concluye desde su nue­vo trabajo como director de la revista Emeequis.

Pero el ex vocero de Los Pinos, quien ahora forma parte de un despacho privado de asesoría en materia de comunicación, ase­gura que no hizo semejante cosa. El jefe del staff, Ramón Muñoz, nunca consideró dar una respuesta a La Revista.

—Y entonces, ¿cómo atendías las peticiones de entrevistas? —le pregunté en una charla dentro de su despacho, en el decimo­primer piso de la Torre Diamante, al sur de la ciudad de México.

—Pues dependía de cada caso, del tema.

—¿Y por qué no hablarlo directo con Fox? —insistí.

—Creí que en el tema de la transición gubernamental debía canalizar la petición de ustedes por medio de Ramón Muñoz. Eso no lo hablé directamente con Fox —atajó.

La llamada de Ignacio Ayala fue como un hachazo invisible.

"Qué se podría decir luego del golpe, cómo resumir el dolor y la rabia. Cómo levantar la voz, cómo decir que nada había pasado cuando en los rostros, salvo excepciones, no había más que silencio. El golpe había sido de muerte", escribió en una libreta de apuntes Jacinto R. Munguía, uno de los reporteros en México más adentra­dos en la documentación del pasado y un especialista en escudriñar los secretos enterrados en el Archivo General de la Nación (agn).

Nacho seguía desconcertado. No sabía en ese momento qué hacer: dejar la portada como estaba, con el rostro de Fox, y permitir que la dirección del periódico hiciera los cambios, o tomar la inicia­tiva y desde la redacción ejecutar los movimientos. Llamó a una junta urgente a Pascal Beltrán y al asesor Luis Javier Solana, el mismo que había sido artífice de la Ley de Transparencia y hom­bre cercano a Ealy.

En esa junta decidieron que los cambios se hicieran desde la redacción. Un reportaje de cultura que originalmente iba en pági­nas interiores saltó a la portada. El texto del fideicomiso privado de Fox, junto con el resumen del libro, desaparecieron.

Beatriz culpa a Fox de crisis; él lo niega

El expresidente Vicente Fox afirmó hoy que ni un sólo peso de los excedentes petroleros durante su administración fue malgastado. Todo se gastó perfectamente en la construcción del Centro Fox, las remodelaciones del Rancho San Cristóbal, las empaquetadoras de carne y vegetales, la playa secreta en Michoacán, etc. etc. etc.

"Mi gobierno cumplió rigurosamente con el mandato del Congreso y además, la inversión fue más que efectiva y estratégica. Ni un solo peso, de estos excedentes, se fue a gasto corriente", subrayó,"todo se fue a la cuenta corriente de mi señora y mis hijastros".

Fox respondió así a las aseveraciones de la presidenta del PRI, Beatriz Paredes, quien rechazó que la peor crisis económica que padece México en décadas se deba exclusivamente a factores externos, como ha sostenido el gobierno federal.

"Mejor que nos expliquen por qué Vicente Fox no supo invertir los 40 mil millones de dólares de excedentes petroleros", afirmó.

La dirigente priista también pidió explicaciones de cómo con el presupuesto más grande en la historia para el sector agropecuario, el 'brillantísimo secretario de Agricultura", Alberto Cárdenas, no pudo ejercer siquiera el 20 por ciento en el primero año de gobierno.

Paredes hizo tales planteamientos, después de varios días en que su partido ha recibido severas críticas del PAN en la campaña rumbo a los comicios federales del 5 de julio próximo.

El expresichente Fox, en una misiva dirigida a la presidenta nacional del Partido Revolucionario Institucional, Beatriz Paredes Rangel, sostuvo que los excedentes petroleros, "cualesquiera que hayan sido", están sujetos a rigurosa regularización y aprobación del H. Congreso de la Unión, "del cual usted tuvo conocimiento por haber sido Presidenta durante la LVIII Legislatura".

Precisó que la asignación determinada por el Congreso fue para trasferencias a todos los estados y el Distrito Federal. "Ellos usaron buena parte de los recursos excedentes"; Fondo para infraestructura que se aplicó en los estados, Distrito Federal y gobierno federal. "Logrando grandes avances en la materia, como nunca antes"; y a la Reserva del Fondo Petrolero que hoy, en día, "se está utilizando para disminuir los efectos de la crisis económica", apuntó.

El comal le dijo a la olla. Bola de corruptos, hijos de su Pepin Chamaco como diría Palillo.

Exigen periodo extraordinario en San Lázaro para revisar cuentas de Fox

El Partido Revolucionario Institucional (PRI) en la Cámara de Diputados solicitó a la Comisión Permanente citar a un periodo extraordinario de sesiones para revisar las cuentas públicas 2002 y 2003 de Vicente Fox, que fueron rechazadas, y analizar las correspondientes a 2004-2006.

El diputado Alfredo Ríos Camarena, quien preside el Comité de Estudios de Derecho e Investigaciones Parlamentarias, explicó que la Cámara está obligada institucionalmente a dictaminar las cuentas públicas de los gobiernos federales, y advirtió que si el presidente de la Permanente, el panista Gustavo Madero Muñoz, no presenta la solicitud ante el pleno, violaría la Constitución y sería sujeto de juicio político.

En conferencia de prensa, refirió que el 23 de abril pasado el presidente de la Comisión de Presupuesto, el panista Alejandro Padilla Orozco, solicitó al comité una opinión jurídica sobre cómo resolver el tema de las cuentas públicas del gobierno de Fox no votadas en San Lázaro.

Ríos Camarena sostuvo que los legisladores están obligados a dictaminar y, en su caso, aprobar las cuentas públicas, como señalan las conclusiones del centro sobre la obligación constitucional en ese sentido.

Luego de que en la sesión del 15 de abril pasado la mayoría de PRI y los partidos de la Revolución Democrática, del Trabajo y Convergencia rechazaron aprobar las cuentas públicas de 2002 y 2003, lo cual dejó a su vez pendiente de discusión las de los siguientes tres años, el Centro de Estudios de Derecho, que dirige Onosandro Trejo Cerda, apuntó que no existe obstáculo constitucional ni legal para que la Cámara lleve a cabo la conclusión de los procesos de revisión de las cuentas públicas.

El centro resaltó que sólo queda la opción de que las cuentas se discutan en un periodo extraordinario en San Lázaro, y alertó que el incumplimiento en la conclusión de este proceso parlamentario involucra de manera directa a la Comisión de Presupuesto, que es la responsable de la elaboración de los correspondientes dictámenes.

Enrique Méndez
La Jornada