miércoles, 9 de enero de 2008

Cabañagate en Los Pinos: no licitan obra por 61 mdp

José Contreras
La Crónica de Hoy





El actual jefe del Estado Mayor Presidencial, Jesús Javier Castillo Cabrera, está señalado en documentos oficiales como uno de los presuntos responsables de las irregularidades cometidas en torno a la remodelación de la residencia Miguel Alemán de Los Pinos, durante el sexenio de Vicente Fox Quesada.
De acuerdo con la auditoría 2015 realizada en junio de 2001 por la Secodam (ahora Secretaría de la Función Pública), la Presidencia de la República celebró en forma irregular cuatro contratos con la empresa "Humberto Artigas y Asociados" para la remodelación de las cabañas 1 y 2 de Los Pinos y la residencia Miguel Alemán, por un monto total de 61 millones 895 mil 989.87 pesos.
Según el documento, que forma parte de la averiguación previa que recientemente abrió la PGR en contra del ex presidente Vicente Fox Quesada por diversos delitos, el general brigadier Jesús Javier Castillo Cabrera firmó a nombre de "La Presidencia" uno de estos cuatro contratos irregulares.
El contrato AD 009 01 fue celebrado el 13 de febrero de 2001 entre la Presidencia de la República y la empresa "Humberto Artigas y Asociados", a la cual se le encomendó la remodelación de la residencia Miguel Alemán.
Por parte de la Presidencia firmó el general brigadier Jesús Javier Castillo Cabrera, quien entonces tenía el cargo de subjefe administrativo del Estado Mayor Presidencial, y por la empresa contratista firmó el arquitecto Humberto Artigas del Olmo.
Según el contrato, la Presidencia se comprometió a pagar a la empresa 30 millones 88 mil 782.99 pesos por los servicios encargados. Tras la auditoría, la Secodam encontró diversas irregularidades en este y los otros tres contratos.
En el caso del que firmó el actual jefe del EMP, dice la auditoría: "se efectuaron pagos anticipados en calidad de préstamo previamente a la fecha de suscripción del contrato y facturación por 10 millones 982 mil 762.63 pesos".
Establece que en los cuatro contratos "se otorgaron condiciones financieras a las contratistas fuera de normatividad por la disposición de recursos financieros para el pago de obra sin estar regularizada documental y oportunamente".
Los cuatro contratos, por un monto global superior a los 61 millones de pesos fueron adjudicados sin licitación de por medio a la empresa "Humberto Artigas y Asociados" que tenía un capital social de sólo 100 mil pesos y una planta laboral de... ¡cuatro empleados! "que cumplían funciones de vigilancia mensajería e intendencia".
La Secodam concluyó que la empresa contratista "no contaba con la capacidad técnica ni financiera", y la adjudicación de los contratos "no se fundó en criterios de economía, eficacia, eficiencia, imparcialidad y honradez que requiere el ejercicio de gasto público federal".
Señaló: "se debió licitar la obra o recurrir a un procedimiento de invitación a cuando menos 3 contratistas en los términos del articulo 134 de la Constitución y 27 fraccion II de la Ley de Obras Públicas y Servicios Relacionados con las mismas".
Otra irregularidad detectada por la Secodam fue que la remodelación de los inmuebles de la Residencia de Los Pinos se realizó a través de la Dirección General de Administración de la Presidencia y del Estado Mayor Presidencial "y no conocemos la justificación de realizarla en forma separada".
La empresa "Humberto Artigas y Asociados" no pudo cumplir con ninguno de los contratos por sí misma y subcontrató para ello a las empresas Técnicas Avanzadas de Promoción Inmobiliaria, SA de CV; Construcciones y Destajos Especiales, SA de CV; Aicon, SA de CV; Arquitecto Jorge Conde Guzmán; Grupo Valerio, SA de CV, y MYO SA de CV.
EL PALACIO PRESIDENCIAL. Si bien al general Castillo Cabrera sólo se le relaciona con uno de los cuatro contratos, la auditoría reveló diversas irregularidades en los otros tres.
Dos de ellos se refieren al equipamiento y decoración de las cabañas, por un monto de 2 millones 570 mil 701 pesos más IVA.
La auditoría detectó incumpimiento de parte del proveedor y sobre precio en diversos artículos.
El listado de los enseres comprados por la Presidencia al inicio del sexenio de Vicente Fox es muy extensa, pero en los recuadros de abajo se reproducen los más representativos por su elevado precio.

Los tratos, antes de iniciar gestión

xLa empresa del arquitecto Humberto Artigas fue elegida para realizar los trabajos en las cabañas de Los Pinos antes de que Vicente Fox tomara posesión y de hecho los tratos se iniciaron también antes del inicio formal de la administración foxista.
El 23 de noviembre de 2000, Carlos Rojas Magnon envió un oficio al entonces director general de Administración de la Presidencia, Carlos Altamirano Toledo, en el que le "comparte" el "borrador" propuesto por Artigas para la adquisición del equipo inmobiliario.
Carlos Rojas Magnon firmó el oficio como "coordinador administrativo del presidente electo de los Estados Unidos Mexicanos".
Ya con Fox en funciones, Carlos Rojas firmó dos de los cuatro contratos irregulares con un cargo de "asesor y coordinador administrativo". La auditoría reveló que Rojas se ostentó con un cargo que no tenía, pues fue nombrado coordinador administrativo hasta el 9 de marzo de 2001.
El 21 de junio del 2001, Mario Barjau Granel, apoderado legal de la empresa "Humberto Artigas y Asociados" declaró ante los auditores de la entonces Secodam -según el texto de la auditoría- que la contratista fue invitada a participar en las obras directamente "por el licenciado Vicente Fox Quesada".

Artigas cambió “La Estancia”

Las periodistas Anabel Hernández y Arelí Quintero aseguran en el libro de su autoría "La Familia Presidencial" que el arquitecto Humberto Artigas del Olmo fue estuvo a cargo de la remodelación del rancho "La Estancia", en Guanajuato.
El predio en que se ubica el rancho mide aproximadamente 300 hectáreas y está ubicado a cuatro kilómetros del rancho San Cristóbal, donde habitan varios de los hermanos del ex presidente Vicente Fox.
Las periodistas calificaron "La Estancia" como "el rancho secreto de Fox", pues la propiedad no fue reportada en la declaración patrimonial de 2005.
Según el libro, el arquitecto Humberto Artigas del Olmo es conocido gracias a la trayectoria de su padre, del mismo nombre, quien, en la década de los 80 era conocido como "el arquitecto de los ricos". (J. Contreras), pues construía ranchos y residencias en Guanajuato, La Marquesa y el Distrito Federal.

Sancionaron a 9 funcionarios involucrados en el cabañagate

Blanca Estela Botello
La Crónica de Hoy
Por incurrir en irregularidades en la remodelación de la residencia oficial de Los Pinos, durante la administración de Vicente Fox, fueron sancionados nueve funcionarios, informó la Secretaría de la Función Pública (SFP).
De acuerdo con el expediente 42-2001, con fecha de resolución del 1 de marzo de 2002, las irregularidades que se detectaron en la remodelación de la residencia oficial de Los Pinos, a través de la adjudicación directa de mobiliario, enseres y blancos, son que los bienes se compraron con un precio superior al autorizado por la Secretaría de Hacienda; se pagó en exceso al proveedor y no se aplicaron penas convencionales.
Los funcionarios sancionados fueron: Carlos Antonio Rojas Magnon, inhabilitado por dos años; Alberto Ordoñez Benítez, suspendido por seis meses; María Isabel Jiménez Almaráz, suspendida por seis meses; Gustavo Cortés Valdés, suspendido por seis meses.
Luciano Rubén Pérez Hernández, suspendido por 30 días; Rómulo de Jesús Munguía Salazar, suspendido por tres meses; José Luis Arreola Salcido, suspendido por tres meses; Eduardo Ignacio Seldner Avila, por tres meses y Gabriel López Figueroa, suspendido por 45 días.
Otros funcionarios que estuvieron involucrados, pero que no fueron sancionados son: Carlos Altamirano Toledo y José Darío Cortés Navarro.
Tampoco fue sancionado el actual jefe del Estado Mayor Presidencial(EMP), Jesús Javier Castillo Cabrera, pues, señaló la SFP, no tuvo responsabilidad en las irregularidades detectadas en la remodelación de las cabañas 1 y 2 de Los Pinos, y refirió que al momento de ser firmados los contratos para la remodelación no se tenía la autorización del presupuesto.
A decir de la SFP “de acuerdo al puesto se ven las atribuciones y facultades que da el puesto. En el caso de los servidores públicos sin sanción no tenían ninguna facultad ni atribución y por lo tanto no violentaron la ley de responsabilidades, por eso no hubo ninguna sanción. Es el caso del jefe del Estado Mayor Presidencial actual. Una cosa es que quiera contratar algo, pero no tenga la facultad para hacerlo, quienes la tienen son los administradores. Por eso no tuvo ninguna responsabilidad”.
Cabe señalar que la auditoría número 2015, realizada en el año 2001 por la entonces Secretaría de Contraloría y Desarrollo Administrativo, Secodam (hoy Secretaría de la Función Pública), señala a Castillo Cabrera como el que firmó uno de los cuatro contratos para remodelaciones, que resultaron con irregularidades.


Jesús Javier Castillo Cabrera, jefe de EMP no fue sancionado.