Aumenta la deuda pública hasta 5.1 bdp

Vicente Fox dejó los adeudos del gobierno federal, organismos estatales y de la banca de desarrollo en el equivalente a 18.4% del PIB, y con la actual administración serán de 33.6%.
La deuda neta del sector público federal que incluye los pasivos del gobierno federal, los organismos y empresas controladas y de la banca de desarrollo, llegó a 5.1 billones de pesos al primer semestre de 2012, es decir, el equivalente a 33.6 por ciento como proporción del producto interno bruto (PIB), informó la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

De acuerdo con el último informe de la deuda pública del país, el tamaño de los pasivos de la presente administración resultó superior si se compara con el cierre de la gestión del ex mandatario Vicente Fox, cuando al concluir 2006 ese rubro representó un valor de 18.4 por ciento del PIB.

Sin embargo, cabe recalcar que una gran parte del incremento de la deuda se dio en 2009, cuando entonces se incorporaron a la contabilidad de los pasivos del sector público algunos conceptos que no estaban considerados, como son los proyectos de inversión financiada (Pidiregas), o el bono de pensión que se dio tras la reforma del ISSSTE.

Según el reporte sobre los saldos de la deuda del sector público federal, los pasivos internos alcanzaron los 3.4 billones de pesos, es decir, 22.9 por ciento del PIB, mientras que la parte externa fue de 1.6 billones, lo que representó una proporción de 10.7 por ciento del tamaño de la economía nacional.

Sobre la estructura de su pago, la dependencia reveló que en el corto plazo se deberán desembolsar 397 mil 746 millones de pesos en la parte de la deuda interna, mientras que para la externa, lo inmediato será la liquidación de 2 mil 633 millones de dólares.

“El nivel de la deuda del sector público en México como porcentaje del PIB se mantiene en niveles que se comparan favorablemente al de otras naciones con un grado de desarrollo económico superior”, detalló el informe de la SHCP.

Destacó que la razón de la deuda pública a PIB del país es una de las más bajas entre la registrada en las principales naciones de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

Buen manejo

Para el consenso de analistas económicos el manejo de las finanzas públicas y deuda pública de la actual administración federal fue prudente y saludable, lo que hoy permite estar lejos de aquellos países que sufren por los embates de la crisis financiera y de deuda soberana.

El analista del banco Santander, Rafael Camarena, reconoció que hoy México capotea mejor el actual ambiente de incertidumbre, pues a diferencia de los países europeos o Estados Unidos, el nivel de deuda del país es de la mitad que de esas naciones respecto a su PIB.

“En general se ha hecho un manejo muy adecuado de la deuda, manteniendo una política y manejo de finanzas públicas sanas y ese es el resultado de que tengamos un nivel de deuda mejor que el de otros países”; explicó.

Hoy, agregó el analista, el mercado doméstico goza de una gran liquidez, con un sector financiero saludable y que incluso genera un sentimientote seguridad para los inversionistas que apuestan a los bonos mexicanos.

Si bien por la parte de deuda no se hereda ningún problema, Rafael Camarena explicó que el reto de la próxima administración es mantener la estabilidad macroeconómica pero buscar un mayor crecimiento de la actividad productiva ante el adverso entorno global.

Ingresos excedentes, un apoyo

Sin embargo, el director del Centro de Investigación en Economía y Finanzas del Tecnológico de Monterrey, José Luis de la Cruz, dijo que no se puede deja fuera que en los primeros cinco años del presidente Felipe Calderón se recibieron ingresos excedentes por 850 mil millones de pesos, lo cual permitió que no incurriera ni en mayor deuda ni en elevados déficit fiscales.

“Esto a la par de que el gobierno no ha aplicado grandes políticas de gasto o desarrollo ayudan a entender que el gobierno mexicano no haya incrementado en gran proporción la deuda”, comentó.

El académico explicó que si bien la deuda del sector público federal se encuentra en niveles de los 30 puntos porcentuales del PIB, si se consideran los pasivos contingentes atribuibles a las pensiones, los compromisos que se tienen por Seguro Social, el ISSSTE, Pemex, los compromisos alcanzan el 100 por ciento.

“El problema es el endeudamiento de aquellos pasivos contingentes, en especial de las pensiones, esos serán requerimientos que el sector público mexicano va tener a lo largo de los próximos años”, detalló el investigador.

Milenio



Comentarios

Entradas populares